Colaboración para hacer posible una segunda oportunidad

El Ayuntamiento y el Colegio de Abogados formalizan su acuerdo para acercar esta opción legal a las personas ahogadas por sus deudas

Representantes del Colegio de Abogados con el alcalde y la concejala del área.

Que todo el mundo tenga una segunda oportunidad y que no haya ninguna deuda, por grande que sea, que impida eso. Es el gran objetivo detrás del acuerdo entre el Ayuntamiento de Valladolid y el Colegio de Abogados, que facilitará a las personas que están sufriendo por su incapacidad de hacer frente a deudas y préstamos, acceder al nuevo Turno de Oficio de Segunda Oportunidad, para rescatar del sobreendeudamiento a profesionales y familias que tienen voluntad de pagar sus deudas, pero se encuentran asfixiados por facturas que sus actuales ingresos no les permiten pagar.

El alcalde, Óscar Puente, ha explicado que los Centros de Acción Social (Ceas) “serán los encargados de difundir esta iniciativa y poner en contacto a las personas que peor lo están pasando por los problemas derivados de las deudas que tienen, con el Colegio de Abogados”.

En caso de que las personas que accedan a este servicio no lo puedan pagar, será el Ayuntamiento el que se haga cargo del coste. De esta forma, Valladolid se convierte en una ciudad pionera a nivel nacional gracias al proyecto del ICAVA, cuyo decano, Jesús Verdugo, ha destacado que “el asedio que sufren muchas personas y familias para poder pagar sus facturas y deudas es lo que motiva que pongamos en marcha este nuevo turno de segunda oportunidad, en el que estamos muy satisfechos de poder colaborar con el Ayuntamiento para que beneficie al mayor número posible de personas”.

Entre las condiciones que deben cumplirse para acceder a este servicio destacan que el pasivo del interesado no supere los 5 millones de euros, que en los últimos diez años no hayan sido condenados por delito contra el patrimonio, contra el orden socioeconómico o falsedad documental, contra la Hacienda Pública, la Seguridad Social o los derechos de los trabajadores, y que en los cinco últimos años no hayan alcanzado un acuerdo extrajudicial de pagos con sus acreedores.

La atención

El servicio se basa en la colaboración entre los Servicios Sociales municipales y el Colegio de Abogados, de modo que la atención a estos ciudadanos se centralizará en el Servicio Municipal de insolvencia hipotecaria, tanto si llegan a través de los CEAS como a través del ICAVA u otras vías.  Desde allí se derivará al usuario al Colegio de Abogados para una primera entrevista durante la que el letrado analizará el caso y asesorará al ciudadano sobre la viabilidad de acudir a los mecanismos de Segunda Oportunidad y sus costes, que, dependiendo de sus circunstancias personales, asumirá él mismo, facilitándosele aplazamiento para hacer frente una vez superada la insolvencia, o bien a través de los recursos municipales, siempre con el visto bueno de los Servicios Sociales.

Uno de los abogados que forma parte de este novedoso turno, Jesús Guinea, ha explicado que en este procedimiento “se busca el acuerdo con los acreedores, sino se logra, lo que se hace es liquidar los bienes que tiene esta persona, su vivienda por ejemplo, para que se condone la deuda. Son situaciones complicadas de insolvencia, donde se va a poder conseguir exonerar esa deuda y facilitar que esas familias puedan volver a empezar sin un lastre tan pesado”.

Guinea ha apuntado que “no es un procedimiento sencillo a nivel administrativo, pero a nivel legal sí está muy claro”.

No hay comentarios

Dejar respuesta