Delicias busca revitalizarse con un proyecto social para familias en riesgo

El Ayuntamiento, Obra Social ‘La Caixa’, Cáritas y la Casa de la Juventud Aleste han suscrito un acuerdo para llevar a cabo un proyecto socioeducativo en un barrio donde el 25% de sus habitantes tiene la Renta Garantizada de Ciudadanía como único ingreso.

Representantes de Cáritas, de la Casa Aleste, de La Caixaa y Óscar Puente, firman el convenio.

El barrio de Delicias siempre ha sido un bastión de la clase obrera, esa que en los últimos años está viendo como la crisis y las decisiones para atajarla les dejan bajo mínimos y en situaciones sociales alarmantes. Por ello, el Ayuntamiento de Valladolid, Obra Social ‘La Caixa’, Cáritas y la Casa de la Juventud Aleste han firmado un convenio para llevar a cabo un proyecto socioeducativo en dicho barrio.

Un programa de un año que pretende llegar a unas 120 personas de familias en riesgo de exclusión social de un barrio donde el 25% de sus habitantes, es decir unos 1.600, reciben la Renta Garantizada de Ciudadanía como único ingreso, lo que hace que el riesgo de exclusión social sea muy elevado.

Con este acuerdo, se llevarán a cabo seis talleres o cursos para un máximo de quince personas cada uno. En estos talleres, destinados a jóvenes y adultos, se trabajará tanto en distintas habilidades formativas como en materia de igualdad o intervenciones sociales y culturales, como ha destacado José Manuel Bilbao, director territorial de La Caixa en Castilla y León y Asturias.

El convenio, que ha sido firmado por el alcalde Óscar Puente, cumple objetivos del Ayuntamiento como el de acercar “proyectos concretos a los diferentes barrios según sus necesidades”, como ha explicado la concejala de Servicios Sociales, Rafaela Romero. Para Romero, Delicias es un barrio que “necesita un trabajo profundo” y con este proyecto se pretende “dar más impulso para llegar a más gente”.

Un programa que intentará trabajar en el concepto de pobreza hereditaria, que incide más en ese riesgo de exclusión social, además de crear un marco común para que este tipo de proyectos sean extensibles a otros barrios con características similares.

En dicho convenio, el Ayuntamiento se compromete a aportar los recursos humanos y materiales necesarios para la coordinación y seguimiento del proyecto, además de facilitar la infraestructura e instalaciones en las dependencias de Canterac. Un trabajo que se apoyará en el ya hecho durante mucho tiempo por la Casa Aleste y por Cáritas, que ayudarán a la realización del mismo con su experiencia y todos sus recursos.

Por su parte, La Caixa destina 49.540 euros para este programa, que tiene una duración de un año y que podría prorrogarse otro más si todo sale como se espera.

No hay comentarios

Dejar respuesta