El Ayuntamiento renovará por las noches la señalización horizontal

Impulso al Plan de Trabajos de Señalización Horizontal en horario nocturno hasta el mes de octubre

Un paso de peatones en Valladolid.

El consistorio ha elaborado un plan de actuación junto con la empresa adjudicataria
El Ayuntamiento de Valladolid va a llevar a cabo este verano una intensa renovación de la señalización horizontal de las calles de la ciudad, unos trabajos que se harán durante la noche, para interrumpir lo mínimo posible el tráfico en la ciudad. El deterioro de las marcas viales en la ciudad hace necesario un trabajo coordinado y bien planificado para actuar allí donde están más dañadas o suponen un mayor peligro, según ha precisado hoy el consistorio.

El Centro de Movilidad Urbana y la empresa adjudicataria de la señalización horizontal han elaborado un exhaustivo y detallado Plan de Trabajos de Señalización Horizontal en las vías públicas de Valladolid. Los técnicos del Centro de Movilidad, unidad en la que reside el seguimiento y control del contrato, se han implicado personalmente en la coordinación e impulso de los trabajos que ya han comenzado a ejecutarse.

Para el concejal de Seguridad y Movilidad Luis Vélez “existe un evidente deterioro de las marcas viales en la ciudad, lo que ha provocado una buena planificación de los trabajos a desarrollar, con el fin de garantizar la seguridad de todos los usuarios de la vía pública”. Con el objetivo de provocar el menor trastorno posible a la ciudadanía, de junio a octubre los trabajos se realizarán en horario nocturno.

Como punto de partida, se ha elaborado un informe sobre el estado inicial de la señalización horizontal, analizándose cuestiones más allá de su aspecto visual, ya que los momentos de mayor probabilidad de accidentes son los días en que las condiciones meteorológicas o de visibilidad no son buenas.

Con el paso de los vehículos, las marcas viales sufren un desgaste mecánico, que supone la pérdida de microesferas, y el aditivo o árido, eliminando sus propiedades de retrorreflexión y resistencia al deslizamiento. Si no se interviene, el desgaste comienza a afectar también a la pintura, de modo que la marca puede desaparecer por completo.

Una marca vial desgastada se convierte en un peligro para la circulación, ya que puede originar problemas de visibilidad en el conductor, originando confusión y, por tanto, riesgo. También pueden suponer caídas para los peatones, ciclistas o motoristas en días lluviosos.

No hay comentarios

Dejar respuesta