Los comerciantes esperan aumentar las ventas un 6% en rebajas

La expectativa contempla superar los 38 millones de euros

Estos días comienzan las rebajas de verano, un periodo en el que los comerciantes de Valladolid confían en aumentar las ventas un 6 por ciento, hasta superar los 38 millones de euros de euros de facturación. Según la encuesta realizada por la Asociación Vallisoletana de Empresarios de Comercio (Avadeco), el 61 % de los comercios confía en incrementar sus ventas, el 28 % indica que se mantendrán y un 11% que venderá menos que la temporada anterior.

Más del 75% de los vallisoletanos compra en rebajas, y son los jóvenes quienes tienen una mayor propensión a comprar en rebajas, que están comenzando durante estos días y de forma generalizada el viernes 1 de julio con expectativas positivas para el comercio local.

Los comerciantes señalan que la temporada ha sido muy irregular debido al tiempo. De hecho, el mes de mayo no fue bueno y el trimestre se cierra con menos ventas de las previstas (el 60% de los comerciantes indica que las ventas han sido bajas en el primer semestre del ejercicio). Por ello, y debido al elevado nivel de stocks existente en las tiendas, se confía en que las ventas de rebajas remonten y permitan salvar la temporada.

ROPA Y CALZADO, A LA CABEZA

Los artículos más demandados en las rebajas de verano siguen siendo la ropa y el calzado, mientras que los muebles, electrodomésticos, perfumería…se sitúan en segundo lugar. Las grandes cadenas de ropa textil son quienes tienen una mayor demanda durante los primeros días, siendo el comercio independiente, que en general oferta artículos de marca, quién a lo largo de la campaña ofrece mejores oportunidades.

Los descuentos en general no sufrirán variación respecto a la temporada pasada. Inicialmente, las tiendas ofertan un 20/25%, superando el 30/40% en las segundas rebajas.

Desde el comercio se espera la reactivación del consumo privado muy penalizado en los últimos meses por la incertidumbre política, que ha afectado de forma significativa a la confianza del consumidor. “La crisis sigue afectando al consumo de las familias, el clima económico no da para muchas alegrías y, por otra parte, se han modificado los hábitos de consumo y se compra en muchos casos solo lo necesario, por ello es necesario aprovechar estas campañas”, advierte Avadeco.

La asociación recomienda a los comerciantes permanecer atentos a las nuevas tendencias de consumo, sobre todo a la influencia de Internet. “Por ello es necesario adaptar las tiendas y las ofertas, cada vez se está generalizando más el usos de redes sociales…como forma de darse a conocer, aunque luego las ventas se materialicen en las tiendas”, concluye.

No hay comentarios

Dejar respuesta