Golpe contra la droga: incautados 78 kilos valorados en 3,5 millones

Desmantelada una red de tráfico de drogas con doce detenidos en Valladolid y Vizcaya

Responsables de la Guardia Civil con parte de la droga incautada. (Foto: Europa Press).

La operación ‘Marcote’, conjunta entre la Guardia Civil y la Ertzaintza, ha supuesto un gran golpe contra la droga, con la incautación de 78 kilos de speed, valorados en unos 3,5 millones de euros por su valor de venta. Los Cuerpos de seguridad han detenido a doce personas entre Valladolid y Vizcaya, desmantelando así una red de tráfico de drogas tras 17 registros domiciliarios.

‘Marcote’ es una de las más importantes en el ámbito nacional en los últimos años relacionada con el tráfico de ‘speed’ y ha supuesto desmantelar una red que distribuía la droga en la mitad norte del país, dado que se han detectado contactos con ‘narcos’ de Galicia, País Vasco, Madrid o Castilla y León.

Así se ha dado a conocer en rueda de prensa por parte del subdelegado del Gobierno en Valladolid, Luis Antonio Gómez Iglesias; el intendente jefe de la Ertzaintza, Todor Aresti; el teniente coronel jefe de Operaciones de la Guardia Civil en País Vasco, Javier Peña, hasta hace poco tiempo destinado en Valladolid; y el comandante de operaciones y jefe de la Comandancia de Valladolid de forma accidental, Roberto Ferrero.

Los 17 registros se han practicado en Nava del Rey (Valladolid) y las localidades vizcaínas de Plencia, Arenas de Getxo, Bilbao, Ortuella y Zierbena. En estos registros se han aprehendido 78.393 gramos de speed, 1.127 gramos de cocaína, 414 gramos de cristal, 1.300 gramos de hachís, 2.760 gramos de sustancia de corte, 654 gramos de marihuana y cuatro plantas, cuyo valor de mercado hubiera rondado los 3.500.000 euros.

Además se han incautado 14 básculas de precisión, varias envasadoras al vacío, 44.000 euros en metálico, once vehículos, tres motocicletas y varios teléfonos móviles, muchos de ellos de antiguas generaciones, lo que dificulta determinadas labores de investigación.

La droga se ha incautado en varios alijos, uno de los principales en una casa de la urbanización de lujo El Abanico, en la localidad vizcaína de Plencia, mientras que en Nava del Rey (Valladolid) se encontraron doce kilogramos de speed muy escondidos en un doble fondo bajo una nevera mediante el que se accedía a una especie de cueva. De hecho, cuatro kilogramos de esta sustancia se habían vendido días ante en Pamplona.

CONOCIDO ‘NARCO’

En total se ha detenido a doce personas, de las cuales once han ingresado en prisión. Entre ellas se encuentra José María R.D, conocido entre otros sobrenombres por ‘Chema’, un vecino de Bilbao de 40 años con antecedentes por blanqueo de dinero y tráfico de drogas y pendiente de juicio por su relación con la introducción en España 700 kilogramos de cocaína que se encontraron en un velero en el puerto de Zumaia, hechos por los que se le piden 20 años de prisión.

Otro de los ‘cabecillas’ de esta red es Mariano L.R, un vecino de Nava del Rey (Valladolid), con tan sólo un antecedente por una alcoholemia, quien presuntamente trasladaba droga para la organización y además se encargaba de su distribución en el entorno de Nava del Rey pero también a otras personas que posteriormente la vendían en las diferentes provincias de Castilla y León.

Junto a este individuo se ha detenido a su mujer, M.L.P.C, de 52 años, y sus hijos E.L.P. y B.L.P, de 22 y 28 años y sin antecedentes, al igual que E.A.M. y M.S.E, de 42 y 19 años, respectivamente, también con algún grado de parentesco con Mariano L.R. y todos ellos vecinos de Nava.

Sólo el joven de 19 años con iniciales M.S.E. ha quedado en libertad, mientras que el resto han ingresado en prisión por orden del Juzgado de Instrucción número 2 de Valladolid, que ha dirigido la operación en una actuación que la Ertzaintza considera “brillante”.

Además, se ha arrestado a J.M.R.D, vecino de Bilbao de 40 años y considerado un importante narcotraficante en el País Vasco; J.A.S.L, de 46 años, vecino de Bilbao y con antecedentes por tráfico de drogas; R.A.O, un vecino de Abanto-Ciervana (Vizcaya) de 31 años con antecedentes también por tráfico; T.O.G, de 39 años vecino de Getxo (Vizcaya); I.P.I, vecino de Bilbao de 37 años con antecedentes por falsificación de moneda; y L.R.M, de 29 años, vecino de Bilbao y con antecedentes por delito contra la salud pública.

La operación se inició como continuación de otra denominada ‘Superblue’ que se llevó a cabo en varias localidades de Valladolid (Arroyo, Sardón, Tudela, La Cistérniga y Simancas) desarrollada entre 2015 y 2016, cuando se detuvo a seis personas.

SIN EMPLEO DESDE 1999

Fruto de esta operación el Equipo de Delincuencia y Antidroga (EDOA) de la Guardia Civil de Valladolid comenzó a trabajar sobre nuevas líneas de investigación entre las que se encontraba una persona, vecina de Nava del Rey, con un alto nivel de vida que no se correspondía con su actividad laboral, dado que llevaba sin ocupación conocida desde 1999.

Esta persona viajaba continuamente por toda geografía nacional y contactaba con diferentes personas, todas ellas con amplios antecedentes por tráfico de drogas a gran escala y para la compra y transporte de la droga usaba numerosos vehículos o personas, además de extremar minuciosamente las medidas de seguridad para evitar ser detectado.

Durante uno de los viajes a la provincia de Vizcaya, de donde presumiblemente se surtía de grandes cantidades de “speed”, se descubrió que se relacionaba con otra persona que a su vez vigilaba la Policía Autónoma del País Vasco y que se trataría del mayor traficante de este tipo de sustancias en toda la cornisa cantábrica.

En concreto, según ha explicado el intendente jefe de la Ertzaintza, en el marco de las investigaciones ambos cuerpos se detectaron mutuamente en un punto de observación, tras lo que se puso información en común y se decidió trabajar de forma conjunta en lo que ha sido una operación “fantástica”, tal y como ha definido el subdelegado del Gobierno.

Así, se logró averiguar que J.M.R.D. era el principal cabecilla de la red, que no tenía actividad profesional conocida, un alto nivel de vida así como numerosos antecedentes por tráfico de drogas. Se considera que esta persona dirigía un grupo perfectamente organizado y estructurado, especializado en la distribución a gran escala de drogas sintéticas.

Por su parte, el comandante Roberto Ferrero ha incidido en la importancia de la operación, que se pone en valor con el hecho de que once de los doce detenidos estén en prisión. Además, ha destacado las dificultades que ha habido que superar, dado que en el caso de la parte vallisoletana eran sospechosos sin antecedentes, por lo que es más dificultosa su judicialización, pero además por las “extraordinarias” medias de protección que tomaba la organización. El teniente coronel Javier Peña ha puesto en valor el operativo conjunto, que ha sido una lección de “flexibilidad, adaptación, humildad y coordinación”.

No hay comentarios

Dejar respuesta