Despistaos vuelve a Valladolid para encandilar a su público más fiel

La banda manchega ofreció un concierto gratuito en el parking de un conocido centro comercial ubicado en Arroyo de la Encomienda.

Despistaos, concierto, Valladolid
Despistaos deleitó a su público en Valladolid

“Cada dos minutos”, “Cuando lloras”, “Física o Química”, “Caricias en tu espalda”… y un amplio abanico de temas más. Con esas canciones fueron con las que en la tarde-noche de ayer, la banda formada por Daniel Marco, José Krespo, Lázaro Fernández y Pablo Alonso y más conocida como Despistaos, deleitó a sus fans más incondicionales en Valladolid.

Despistaos, concierto, Valladolid
Despistaos deleitó a su público en Valladolid

Todo dentro del concurso organizado por un conocido centro comercial ubicado en Arroyo de la Encomienda y que lleva el nombre de “Salta a la Fama” en un certamen para bandas que podrán presentar sus maquetas desde hoy y en los premios pasan por la grabación de un EP, cheques regalos y conciertos en la capital del Pisuerga.

La fuerza de Dani Marco y los suyos en una hora y media de buena música sirvió para que el grupo pusiera sobre la mesa su carta de presentación, después de que en 2013 y coincidiendo con la gira de su último disco la banda anunciase el cese de actividad, y que servirá para animar a muchos para comprar una entrada para el concierto del próximo 5 de noviembre, cuando el grupo volverá a deleitar al público pucelano con gran puesta en escena y su estilo particular.

Erizo Sibarita, teloneras de lujo

Erizo Sibarita, Concierto, musica
Erizo Sibarita abrió la tarde de música

Irene, María, Silvia y Raquel, más conocidas como Erizo Sibarita, fueron las encargadas de abrir la jornada musical ejerciendo de “madrinas” de lujo de un concurso como este de “Salta a la Fama” del que guardan buenos recuerdos ya que en septiembre de 2014 lograron alzarse con el mismo en un galardón que sirvió para dar un buen empujón a una carrera musical prometedora y que con el paso del tiempo va a más.

La simpatía de estas cuatro amigas y la espontaneidad de una Irene que enganchó al público, unido al “buen sonar” de canciones como “Salvaje” o “Vigésimo Amanecer” sirvieron para abrir boca en una tarde de música especial y, hay que recalcarlo, gratuita que no logró reunir a toda la gente esperada en una noche que, poco a poco y con el paso de las horas, bajo considerablemente de temperatura.

No hay comentarios

Dejar respuesta