Valladolid reluce colorido para reivindicar la igualdad social LGBT+

Izado de la bandera arcoíris en el Ayuntamiento y manifestación por las calles de Valladolid en el Día del Orgullo LGBT+.

Lo que en 2015 fue todo un gesto que dejaba a las claras el cambio de rumbo social en Valladolid, un año después se siente como algo que entra dentro de la lógica y que se espera ya sea habitual en el futuro. El izado de la bandera arcoíris que representa al colectivo LGBT+ ha vuelto a producirse en el Ayuntamiento de Valladolid para celebrar el Día del Orgullo, con actividades que se extienden hasta el próximo 30 de junio.

Una bandera que ha ondeado pegada a la de Valladolid y que se une así a la que la Diputación también ha enarbolado durante la mañana de este viernes. En este caso, el acto en el balcón de la Casa Consistorial ha contado con la presencia del alcalde, Óscar Puente; de Ignacio Paredero, presidente de FECyLGTB+, y representantes de asociaciones como la Fundación Triángulo o Dialogasex, además de concejales de todos los partidos políticos representados en el Ayuntamiento. También ha habido procuradores como José Sarrión, de IU-Equo, o Carlos Chávez, de Podemos.

Para el alcalde, este acto de hoy es algo que ya empieza a ser habitual y supone una “muestra de que en el Ayuntamiento de Valladolid han cambiado mucho las cosas, desde el consenso con todos los grupos políticos”.

Tras ese acto en el que Valladolid ha vuelto a lucir el arcoíris se ha llevado a cabo una manifestación por las calles de Valladolid, con la reivindicación central de la necesidad de crear una “Ley de igualdad social LGBT+ ya”.

Con Puente a la cabeza de dicha caminata y flanqueado por miembros de todas las facciones políticas, cerca de un centenar de participantes se han manifestado pacíficamente con gritos reivindicativos para reclamar una igualdad de trato y a favor de la diversidad sexual.

 Necesidad de un trabajo continúo

La situación del colectivo LGBT+ ha ganado en visibilidad con actos como este, pero desde los movimientos asociativos se pide ir más allá y que esto no sea fruto de un momento puntual, sino que sea un trabajo diario desde la base de la educación en igualdad social.

A pesar de estar contentas por la visibilidad, Ana Muñoz, representante de la Fundación Triángulo, ha pedido que esto sea “el punto de inicio para actividades de fondo durante todo el año”.

Para ello, la reivindicación de este año es la aprobación de una Ley de Igualdad Social que ya existe en comunidades como Madrid, Extremadura o Andalucía. Una vez presentada y aprobada por unanimidad una moción en este sentido en el Ayuntamiento de Valladolid, el siguiente paso es hacerlo en el plano comunitario desde las Cortes de Castilla y León.

Como explica María Luis López, secretaria de Dialogasex, ha explicado que la intención es trabajar para que estos actos no se queden en algo simbólico y se haga un trabajo cotidiano “en pro de la igualdad y de la educación e integración sexual”. Porque “el trabajo se demuestra trabajando”.

Por ese motivo, colectivos LGTB+ han tenido un encuentro esta semana en el Parlamento regional para empezar a trabajar en esa Ley de Igualdad Social que “promueva la igualdad en aspectos donde no está conseguida”, como es el caso de la diversidad sexual.

Una ley que no depende del color político, sino de la “voluntad política por transformar y por buscar la igualdad de todas las personas que conformamos la sociedad”.

No hay comentarios

Dejar respuesta