Los cuatro acusados de narcotráfico suman condenas de 35 años

En la llamada ‘Operación Yogur’

Material incautado en la Operación Yogur.

La Audiencia de Valladolid ha impuesto penas que suman un total de 35 años de prisión a los cuatro acusados en la ‘Operación Yogur’ contra el tráfico de drogas que, a diferencia de otros veintiocho inmersos en el mismo proceso, fueron los únicos que se negaron a pactar sus condenas. El fiscal había solicitado para ellos casi 42 años de cárcel en total y multas por importe de 1.590.000 euros.

En su sentencia, que consta de 102 páginas y a la que tuvo acceso Europa Press en fuentes jurídicas, la Sección Cuarta de lo Penal de la Audiencia de Valladolid impone la condena más dura a Rubén S.C. (alias ‘Java’), en concreto once años de cárcel, frente a los doce pedidos por el fiscal, por delito contra la salud pública, con las agravantes de notoria importancia y de reincidencia, y otro de tenencia ilílicita de armas, así como el pago de 400.000 euros de multa.

Por su parte, Luis Jorge de la C, a quien se pedían diez años y diez meses, ha sido condenado a un total de nueve años por idéntico delito, con la agravente de notoria importancia, y pertenencia a grupo criminal, junto con el pago de una multa de 400.000 euros, mientras que sobre Marco Antonio del C. han recaído ocho años de privación de libertad, los mismos que pedía la acusación pública, y multa de 190.000 euros.

El mejor parado, dentro de lo elevado de la pena, ha salido Aitor del V.A. (alias ‘Aznar’), al que pedían diez años y diez meses y finalmente condenado a siete años y un día de cárcel por delito de tráfico de drogas-se le aplican la agravante de notoria importancia y la atenuante de confesión-y otro de pertencia a grupo criminal. El importe de la multa se eleva a 250.000 euros.

Los letrados de los cuatros condenados ya han anticipado a Europa Press su propósito de recurrir en fallo en casación ante el Tribunal Supremo.

Que se deduzca testimonio

Lo llamativo de la sentencia es que la sala solicita que se deduzca testimonio contra la testigo Isabel C.F. y contra los testigos

Vicente R.F. y Diego R.G, quienes declararon en favor del ‘Java’, por si hubieran podido incurrir en un delito de falso testimonio en causa penal, y en el primero de los casos en concurso con un delito de estafa.

El juicio se inició el pasado día 23 de junio en la Sección Cuarta de lo Penal, inicialmente contra un total de treinta y dos procesados, si bien veintiocho de ellos confesaron su culpa el primer día y pactaron penas que sumaban 87 años, frente a los 250 solicitados por la acusación pública, y otros cuatro, no conformen con las rebajas propuestas, optaron por seguir sentados en el banquillo en busca de una posible sentencia absolutoria.

La letrada de Aitor (‘Aznar’) había solicitado para él, en calidad de cómplice de los hechos que se le imputan, una condena de tres años y medio de cárcel y multa de 107.744 euros-pedía que se le apliquen las atenuantes de toxicomanía y confesión-, mientras que los letrados del resto de procesados habían pedido un fallo absolutorio, al entender que la policía vulneró sus derechos fundamentales, y con carácter subsidiario una condena mínima de dos años como cómplices.

Rubén S.C. (‘Java’) fue detenido el 30 de mayo de 2015 y a él se atribuye la dirección del mayor laboratorio de ‘speed’ desmontado hasta ahora en Castilla y León, concretamente tras los registros practicados en su bodega, domicilio y una finca en Roa de Duero (Burgos), donde se intervinieron globalmente sustancias por valor superior a los 102.000 euros.

Por su parte, Aitor del V.A. fue interceptado con un total de 13 kilos de hachís y 8 de speed que la policía halló, también el 30 de mayo de ese año, en su casa del Paseo de Zorrilla, si bien el acusado sostiene que pertenecían al denominado ‘Clan de los Mateos’ y que él se limitaba a guardar la mercancía por hacerles un “favor”.

Otro de los colaboradores del clan, Luis Jorge de la C.L, se acogió en el juicio a su derecho de no declarar, mientras que Marco Antonio del C.P, en cuyo domicilio de Mojados el Grupo VIII de la policía le ocupó droga valorada en 40.000 euros, concretamente bajo un pino de su jardín, se limitó a responder exclusivamente a las preguntas de su abogado para denunciar la “vulneración absoluta de sus derechos fundamentales”, en referencia a que el registro se efectuó sin autorización judicial.

Operación en cuatro provincias de Castilla y León

La ‘Operación Yogur” concluyó en junio de 2015, se desplegó en cuatro provincias de Castilla y León y permitió desmantelar en Roa de Duero (Burgos) el mayor laboratorio de speed descubierto hasta el momento en la región.

En el marco de esta macrorredada se llevó a cabo una treintena de registros domiciliarios en Palencia, Valladolid, León y Burgos, se incautaron 229.200 euros en efectivo -parte de ello falsificado-, 170 kilos de hachís, 24 kilos de speed, dos de ketamina, 1,8 kilos de cocaína y diversas cantidades de MDMA, heroína y LSD, una docena de vehículos y diversas armas, además de grilletes, pistolas Taser -de descarga eléctrica- y munición.

Desde el laboratorio ubicado en Roa se preveía de droga a compradores de Valladolid, León, Palencia, Medina del Campo, Sahagún, Pedrajas, Mojados o Villamuriel, entre otras localidades.

No hay comentarios

Dejar respuesta