Valladolid, centro neurálgico de proyectos sobre la creación de bosques urbanos

Durante este miércoles y jueves, 22 y 23 de junio, se desarrolla en el Museo de la Ciencia el primer Foro Internacional de Bosques Urbanos en ciudades mediterráneas, que se enmarca dentro del proyecto europeo Quick Urban Forestation.

Rodrigo Gómez, Juan Carlos Suárez-Quiñones, Óscar Puente y Inazio Martínez.

En la actualidad, el 45% de la población mundial es urbana, un dato que se estima suba hasta el 75% en el año 2050. Unas zonas urbanas que en la región mediterránea del sur de Europa pasan por problemas de sostenibilidad debido a las características climáticas, a la degradación del suelo y a la contaminación. Por ello, el proyecto europeo Quick Urban Forestation tiene como objetivo primordial promover la reforestación en esas ciudades.

Para debatir y compartir propuestas en torno a esta problemática, Valladolid acoge este miércoles y jueves, 22 y 23 de junio, el primer Foro Internacional de Bosques Urbanos en ciudades mediterráneas, que se desarrolla en el Museo de la Ciencia y que se han encargado de inaugurar el alcalde de Valladolid, Óscar Puente, y el consejero de Fomento y Medio Ambiente, Juan Carlos Suárez-Quiñones.

Foro Internacional de Bosques Urbanos en Ciudades Mediterráneas Valladolid (2)Un espacio de encuentro entre investigadores en el que se busca promocionar que en el entorno mediterráneo sea una alternativa más utilizada la creación de bosques dentro de las ciudades y no tanto el jardín tradicional. Algo que, como apunta Rodrigo Gómez, coordinador del proyecto Quick Urban Forestation, tiene unas ventajas “ambientales, económicas y sociales” que ya están estudiadas.

Y es que, como explica el propio Gómez, “si la población se va de los bosques, habrá que llevar los bosques a las ciudades”. Para ello, investigadores, gestores urbanos o técnicos, llevan “mucho tiempo” estudiando estos beneficios. Mejoras que van desde el control del clima de la ciudad, hasta la limpieza del aire o el control hidrológico; a parte de los beneficios económicos y sociales que supone tener espacios forestales en las ciudades.

Experiencia en Soto de la Medinilla

El proyecto Quick Urban Forestation tiene en Valladolid un proyecto experimental en la parcela de Soto de la Medinilla, de 13 hectáreas y que fue cedida por el Ayuntamiento. En ella, como indica Gómez, se está desarrollando una plantación experimental en la cual se estudia el comportamiento de especies autóctonas con diferentes técnicas de plantación.

Un trabajo orientado a ver cómo se comportan estas especies en verano, debido a los problemas que hay de aridez estival derivados del clima, que les hace “más difícil sobrevivir sin riego”.
Una experiencia con la que están “muy contentos” de los resultados que están obteniendo sobre la supervivencia de especies con diferentes técnicas de plantación. “Vemos que funciona y que la supervivencia es mucho mayor de lo que esperábamos cuando empezamos proyecto”, ha afirmado el coordinador de Quick Urban Forestation.

Castilla y Foro Internacional de Bosques Urbanos en Ciudades Mediterráneas Valladolid (3)León, gran exponente de superficie forestal

Como ha relatado Juan Carlos Suárez-Quiñones, Castilla y León es una tierra muy rica en superficie forestal, con el 51% del total de sus 95.000 kilómetros cuadrados de extensión. Una cifra que hace que la región tenga más superficie forestal que 18 países de la Unión Europea, como por ejemplo Portugal o Inglaterra.

Y es que, todo lo que sea la integración del medio urbano con la riqueza forestal es “muy positivo”. Por ello, la Junta de Castilla y León tiene la figura de las Zonas Naturales de Esparcimiento dentro de la Ley de Patrimonio Natural, para promover esas zonas de ocio forestales en contacto con la ciudadanía.

Una de esas zonas es el Pinar de Antequera, en Valladolid, que tiene cerca de 1.000 hectáreas de terreno forestal para el disfrute y el contacto de los ciudadanos con la naturaleza. Algo que se hace extensivo a 7.000 hectáreas en toda la Comunidad.

Por su parte, Óscar Puente, ha destacado que Valladolid es un “buen lugar” para hablar sobre bosques urbanos, ya que la ciudad del Pisuerga tiene un “buen número” de zonas verdes. Tantas que a cada ciudadano le corresponderían 17 metros cuadrados, cifra que aumenta hasta los 70 metros cuadrados si se tiene en cuenta el Pinar de Antequera.

“A pesar de ser una ciudad de clima extremo, Valladolid es un buen ejemplo de ciudad que ha hecho un gran esfuerzo” por ser un espacio verde para la ciudadanía, ha explicado el primer edil. Y es que, Valladolid lleva “más de cuatro décadas” realizando experiencias de este tipo para dotar de bosques urbanos y espacios verdes a la ciudad.

 

No hay comentarios

Dejar respuesta