‘Las piedras cantan’ en el Patio Herreriano

Éxito de público con 350 asistentes al concierto vinculado a la exposición ‘MusaE’

El cuarteto durante el concierto.

Cuatro jóvenes violinistas, Carlota Combis, Martín Ibáñez de Aldecoa, Paul Rodríguez y Alejandro Ruiz, conocidos como Golden String Quartet, hicieron las delicias de los 350 asistentes al concierto en el Museo Patio Herreriano vinculado a la exposición ‘MusaE’.

‘Las piedras cantan’ era el título de un recital que estuvo precedida por una visita al Museo Patio Herreriano de Valladolid, en la que participaron 80 Amigos del Patrimonio. El de este sábado fue el primero de una serie de seis recitales, enmarcados en el ciclo ‘MusaE, las piedras cantan’, que busca dinamizar el arte y el patrimonio, a través de la música, potenciando a los jóvenes intérpretes y dando a conocer lugares únicos, de gran interés histórico.

Próximos conciertos

Tras su estreno en Valladolid, MusaE, las piedras cantan se concretará en tres recitales en el mes de julio: el día 16 la violonchelista Amarilis Dueñas actuará en la iglesia de San Martín de Tours en Salamanca, un espacio recientemente restaurado en el marco del Plan Románico Atlántico; el 23, la iglesia de Santa María la Real de Aranda de Duero (Burgos) se llenará con los acordes del piano de Andrey Yaroshinsky y el 31 la localidad palentina de Aguilar de Campoo acogerá una doble actuación de Camerata JOL frente a la colegiata de San Miguel y en la iglesia del monasterio de Santa María la Real.

El cenobio aguilarense será también el escenario del concierto que el 3 de agosto protagonizarán Adriana Viñuela y Víctor Martínez. El ciclo se cerrará el 15 de octubre en el monasterio Abadía de Retuerta con un recital flamenco a cargo de Caridad Vega y

Yeray Cortés. Cada concierto irá precedido por una visita guiada al espacio que lo acoge y todas las actividades serán gratuitas y de entrada libre hasta completar aforo.

Propuesta abierta

MusaE, las piedras cantan es una propuesta abierta, que buscará la participación de la sociedad de los lugares en los que se desarrollen los conciertos, así como la implicación de otras entidades, empresas y administraciones. No en vano, el ciclo surge con vocación de continuidad y con el reto de llevar la música a otros espacios patrimoniales.

No hay comentarios

Dejar respuesta