Las Panteras, dominadoras legendarias del hockey

Han ganado seis ligas de las siete disputadas y, además, durante años extendieron sus éxitos a la modalidad sobre hielo.

Son jóvenes, algunas de manera casi insultante, deportistas precoces triunfando al máximo nivel, dominando de manera absoluta, con un palmares legendario, casi inigualable, de imposible parangón. Son las Panteras, el equipo femenino de hockey patines que compone el 50 por ciento del CPLV, uno de los clubes vallisoletanos más laureados.

Hace un par de semanas las Panteras sumaron su sexta liga en los siete años que se lleva disputando la máxima competición nacional. Dos de sus jugadoras, la capitana Laura Alvarado, y Julia Fouz repasan con Noticias Castilla y León su exitosa trayectoria y las dificultades para progresar en un deporte minoritario donde el comportamiento y la exigencia profesional no se ven acompañados del reconocimiento ni la remuneración económica más justa.

“Ha sido un año que ha terminado de manera sensacional, ganar la sexta liga ha sido un subidón y más aún después de quedarnos fuera de las semifinales de la Copa, que fue un bajón porque estamos acostumbradas a estar en las semifinales de todo; además luego nos hemos tenido que levantar para competir por la liga, y por eso nos ha sabido especialmente bien”, recuerda Alvarado repasando la campaña. Para Fouz la clave del éxito en la liga es que la fortaleza del equipo “es la regularidad, la constancia, eso se premia más en la liga, la Copa es compleja porque te lo juegas todo al rendimiento en un fin de semana”.

laura julia cplv panteras hockey valladolid 1En la mayoría de deportes de conjunto, ganar un título de liga nacional da derecho a competir a nivel europeo. Así debería ser también en hockey, “pero no hay una competición asentada ni fija, ojalá salga torneo europeo la próxima temporada porque como campeonas de liga iríamos a la fase final directamente”, añade Laura Alvarado.

Con 26 y 22 años respectivamente, Laura y Julia son dos de las veteranas de un equipo en el que hay jugadoras con 14 años, “y vienen pisando fuerte”. Las dos estudian y entrenan a equipos de la cantera para transmitir todo lo que han aprendido desde los ocho años. “Entrenar es muy enriquecedor, enganchar a los niños y niñas desde el principio, ver cómo progresan”, señala Fouz, mientras que Alvarado puntualiza que no cobran nada por jugar y entrenar a las escuelas les permite ganar un pequeño sueldo, “que intentamos completar con alguna beca que conseguimos de manera puntual, como las Relevo”.

Las Panteras son el referente geográfico de esta zona en un deporte en el que predominan los conjuntos catalanes. “Hay mucho más hockey en Cataluña, somos ocho equipos en la liga y cuatro son catalanes, además tienen mucha cantera. También es verdad que a nosotras nos beneficia que en esta zona somos el equipo de referencia y viene gente de la zona porque somos la única opción de competir al máximo nivel”, comenta Laura Alvarado

El hecho de que haya varios conjuntos en Cataluña hacen que durante la temporada los viajes sean largos casi en cada desplazamiento. “Son lo peor de todo, a veces diez o doce horas, en furgonetas, es lo que peor se lleva, alguna vez hemos hecho noche, pero es algo costoso y la maCelebración-de-liga-de-las-panterasyoría de veces jugamos justo después del viaje y luego volvemos”, recuerda
Fouz.

Canterac

Otra película se vive
en los partidos de las Panteras como locales. “Ha crecido la afluencia de público, el club tiene cada vez más masa social, familias que están implicadas en la cantera, gente que se va aficionando. El equipo masculino sigue teniendo más público en los
partidos de local, pero las Panteras cada vez tenemos más tirón y es una gozada jugar en casa y sentir ese respaldo”, comenta Julia.

Éxito también sobre hielo

El dominio de las Panteras se extendió durante unos años al hockey hielo. “Nos metimos en esa aventura hace cinco años, fue una gozada porque ganamos cuatro años seguidos la liga, también la copa, pero hay menos equipos, éramos cuatro o cinco cada temporada, tuvimos que dividir el equipo y competir mientras en línea también, era muy  cansado porque suponían más viajes, a veces dos partidos el mismo fin de semana… y al final nos centramos sólo en línea”, recuerda la capitana.

Para Julia Fouz lo mejor de aquella experiencia “fue ir a mundiales con la selección, al europeo de clubes donde hay equipos de un nivel alucinante que nos daban palizas pero que fue una experiencia increíble, jugamos la Universiada y competimos contra Estados Unidos y Canadá, nos pasaron por encima pero fue como echar una pachanga con Cristiano y Messi”.

panteras cplv liga ayuntamiento valladolid 3El hockey hielo sí es olímpico en los Juegos de invierno, pero no el hockey línea. “El año pasado estuvimos en Argentina en el Mundial y fue una experiencia muy bonita también”, recuerda Laura, que tiene a su hermana jugando en Rubí, con compañeras que ella conoce de la selección. “Hay buena relación con muchas jugadoras de otros equipos, cuando nos hemos juntado en la selección ha sido una gran experiencia; además ahora se está moviendo más la gente, por estudios hay quien va a Barcelona por ejemplo y juega allí”.

Hay algún desalmado que siempre menosprecia el esfuerzo y la dificultad de dominar una liga con pocos equipos en un deporte minoritario. Al contrario, nada más lejos de la realidad. “Alguna vez te quitan el mérito, te dicen que a la selección vamos porque somos cuatro, o que ganamos la liga porque hay pocos equipos, pero entrenamos mucho, llevamos años con un gran esfuerzo y siempre hay gente compitiendo al máximo nivel”, apunta la capitana de un equipo con resultados asombrosos.

No hay comentarios

Dejar respuesta