Puente, satisfecho con su año de “cambio razonable” como alcalde

Afirma que en la ciudad no se percibe la “crispación” que intenta avivar el Grupo Municipal Popular.

Puente con la vista de la Plaza Mayor desde el despacho de Alcaldía.

El alcalde de Valladolid, Óscar Puente, ha hecho un balance “muy positivo” de su gestión al frente del Ayuntamiento de Valladolid cuando se cumple un año de su llegada al poder. Un tiempo en el que se ha producido un “cambio razonable” con decisiones tomadas que “marcan la diferencia con épocas pasadas”.

Pero el primer edil ha mostrado su idea de que no se trataba de hacer un cambio radical sino de llevar a cabo un “continuismo” con otras políticas anteriores que eran “acertadas”. “No había que cambiarlo todo porque había cosas que funcionaban bien y las hemos respetado y mantenido”, ha asegurado el regidor. Y es que la intención del nuevo equipo de gobierno ha sido intentar cambiar “lo que creíamos que era mejorable”.

En este año, Puente ha querido dar las gracias a los grupos políticos que le han apoyado para llegar hasta la alcaldía. Han demostrado “altura de miras” y “responsabilidad” con la ciudad para lograr ese cambio, ha mantenido.

Además, ha elevado su agradecimiento a la ciudadanía por su “colaboración” y un entendimiento con el equipo de gobierno que “se nota en la calle”. Puente ve que la gente está “contenta y deseando colaborar en esta nueva etapa”.

Lo que el alcalde no percibe a pie de calle es la “crispación” que el Grupo Municipal Popular muestra “de puertas para adentro” del Ayuntamiento. “La ciudadanía no está crispada”, asegura Puente.

En cuanto al papel de la oposición, Óscar Puente ha lamentado que desde que el presidente del Grupo Popular, Antonio Martínez Bermejo, utilizara el término “gerracivilista” en el Pleno de constitución de la actual corporación municipal, el nivel de crispación de los ‘populares’ “no se ha rebajado ni un milímetro”.

Sobre posibles fallos durante este año, Puente ha sido preguntado por la polémica con la concejala de Educación, Victoria Soto, y la utilización personal de una tarjeta de UGT, algo que para el alcalde “no tiene más recorrido” ya que considera que ha quedado demostrado que ningún euro ha ido a parar a su bolsillo”.

Sobre la polémica con la plaza de periodista de la Agencia de Innovación, Puente lo ha visto como un error, y ha señalado que “seguramente se hayan producido más”. Para ello ha apostado por “asumirlos” y rectificar cuando sea necesario.

No hay comentarios

Dejar respuesta