Los sindicatos piden sinceridad a Lactalis para facilitar la venta

Han amenazado con tener "un follón gordo" en caso de que se produzca algún tipo de engaño

Concentración de los trabajadores de Lauki a la entrada de la fábrica.

Los sindicatos UGT y CCOO han exigido a Lactalis, propietaria de la planta de Lauki en Valladolid, una “posición sincera” en las posibilidades de venta de la fábrica a otro grupo, como se ha comprometido la empresa en el acuerdo alcanzado con la parte social en la madrugada del 28 de mayo que ha supuesto un paréntesis en los planes iniciales de cierre sin enajenación, previstos para el 30 de junio.

“Hoy empieza el plan B, se inicia un nuevo proceso”, ha constatado el vicesecretario de UGT en Castilla y León, Evelio Angulo, momentos antes de participar en la reunión de la Fundación Anclaje a la que acudirá el consejero delegado de Lactalis en España, al parecer acompañado por una empresa especializada en captación de inversiones, para establecer el “cuaderno de venta” de la fábrica vallisoletana sobre el que la parte social ha abogado por un marco de confidencialidad “como no puede ser de otra manera”.

Tanto Evelio Angulo como el secretario de Acción Sindical de CCOO en Castilla y León, Vicente Andrés, han coincidido al exigir a la empresa que sea sincera y generosa en ese proceso de venta con “posibilidades reales” para que la fábrica de Valladolid pueda ser vendida ya que es un centro de producción “muy importante” para la ciudad.

“Que no juegue a que lo ha intentado pero no lo ha conseguido”, ha advertido Andrés, quien, aunque se ha mostrado optimista ante el nuevo proceso de negociación conseguido, ha asegurado que los sindicatos van a “pelear” por el futuro del centro fabril y de los puestos de trabajo para añadir que si hay algún tipo de engaño habrá “un follón muy gordo” en la ciudad.

Los sindicalistas han aclarado que tampoco se conformarán con la llegada de especuladores que sólo busquen vender los terrenos que ocupa la fábrica vallisoletana y han asegurado que no van a desistir de la posibilidad de que Lactalis decida continuar con la actividad, desde el reconocimiento de que sería “lo más deseable”.

De no ser así, han continuado, han abogado por explorar todas las posibilidad y por implicar a todas las instituciones y organizaciones para, con la Fundación Anclaje como notario, pulsar las posibilidades de compra por parte de empresas del sector de la agroalimentación, entre las que han citado especialmente a las relacionadas con productos líquidos, como el vino, los zumos o la cerveza, y para las que ya se han comprometido ayudas públicas.

“La fábrica tiene posibilidades reales de ser vendida”, han insistido los sindicalistas que se han comprometido a seguir luchando por mantener el sector industrial, los 83 empleos directos y por dar una solución a los 110 ganaderos que entregan leche en Lauki y que podrían tener una salida de venderse la planta a una transformadora de leche en productos sólidos.

Según han aclarado también, la Fundación Anclaje no ha recibido a día de hoy ninguna oferta de compra de la planta de Lauki de Valladolid por lo que han situado las distintas afirmaciones sobre el interés de otras empresas en el territorio de la “rumorología” que “campa a sus anchas”. Tanto Angulo como Andrés se han comprometido a este respecto a ser “serios y responsables” para no “rentabilizar a corto” las informaciones que tengan sobre esas posibles ofertas que se podrán presentar antes del 1 de octubre.

“Desde luego es un reto”, han asumido los sindicalistas, que han comparado el proceso como una escalera en la que se va subiendo peldaño a peldaño. De no conseguirse final, han asegurado que continuarán con las movilizaciones, con las denuncias ante Europa y en los tribunales ya que la presión sindical “no ha acabado” y sólo están en un “punto y seguido”.

No hay comentarios

Dejar respuesta