Eugene Smith y la pureza de su mirada dramática iluminan Valladolid

La Sala de Exposiciones de San Benito acoge hasta el 28 de agosto ‘Capturar la esencia’, una selección de las mejores obras de este fotoperiodista que marcó un antes y un después en la comunicación gráfica.

Muchos de los referentes de la historia se forjan gracias a su continua irreverencia que, junto a un trabajo detallado en persecución de su esencia, marcan un antes y un después en sus disciplinas. Es el caso de Eugene Smith, un fotógrafo que ha influenciado a todas las generaciones posteriores de artistas gráficos, animados por la pureza de su mirada y el trabajo metódico de un idealista de los pies a la cabeza.

La Sala de Exposiciones de San Benito acoge hasta el 28 de agosto una selección de las mejores obras de Smith bajo el nombre de ‘Capturar la esencia’, que muestra la obsesión de este artista gráfico por capturar la vida y pureza de las sociedades que se proponía retratar. Una obsesión que, como ha explicado la comisaria Enrica Vigano, le “complicó su vida y la de su familia”.

Y es que este fotógrafo norteamericano quería controlar todo el proceso de comunicación en los reportajes que le mandaban, con revistas de la grandeza de Life o Newsweek, con las que tuvo innumerables encontronazos.

La exposición sobre el creador del ensayo fotográfico recoge 60 de las más espectaculares imágenes elegidas y cortadas en su momento por el mismo Smith. De especial transcendencia y dura belleza son los trabajos en los que captura la vida de la sociedad de la posguerra en España. Un trabajo que Franco quiso silenciar por su repercusión y la crudeza de lo que mostraba.

Pero también hay espacios en los que se muestra un reportaje sobre un médico rural en EEUU, otro sobre comadronas en España o su mirada de Pittsburgh en un trabajo que no finalizó.

“Esta exposición captura la esencia trágica y convulsa de un ser atormentado y un profesional que observó la realidad del siglo XX y muestra la dureza de terribles situaciones a través de sus personajes”, ha explicado Ana Redondo, concejala de Cultura, en la presentación de la misma.

Un revolucionario inconformista que lo tuvo todo para ser uno de los fotógrafos más aclamados y acomodados gracias a las grandes revistas pero que nunca descansó hasta perseguir esa esencia de la vida que él quería capturar en cada imagen. Algo que le hizo vivir atormentado, pero también pasar a la historia como uno de los mayores referentes del fotoperiodismo.

No hay comentarios

Dejar respuesta