Argüello reclama a los políticos pedir “algo más que el voto”

La ceremonia reúne a miles de fieles, 250 sacerdotes y casi una treintena de prelados, además del nuncio apostólico

Un momento de la ceremonia.

Luis Argüello es desde este viernes oficialmente el nuevo obispo auxiliar de Valladolid, después de su ceremonia de ordenación como prelado, en la que ha invitado a los políticos a pedir “algo más que el voto cada cuatro años” o “cada seis meses, como en esta ocasión”, y les ha ofrecido la “catolicidad del corazón”.

“Queremos ofreceros nuestro amor a la vida en medio del invierno demográfico, queremos colaborar en el impulso y renovación del Estado del Bienestar con nuestra presencia en la educación, la sanidad y los servicios sociales”, ha manifestado en su alocución ante los miles de fieles congregados en la Catedral metropolitana de Valladolid.

Argüello se ha comprometido a seguir en su nuevo cometido episcopal el ejemplo de Cristo, que “no vino a ser servido, sino a servir”, tras lo que ha mostrado su intención de ser un obispo “kerigmático”, como emisario de la Palabra de Dios, así como “orante y pastor”.

Para el flamante prelado, este cometido supone “una nueva oportunidad” de seguir a Cristo, “el que se despojó en el pesebre y se vació en la cruz”, así como de “anunciar la belleza de su rostro, la novedad del Evangelio y la alegría de la misericordia” para “ensanchar la justicia de su reino”.

OBISPO TITULAR DE IPAGRO

El nuevo obispo auxiliar ha tenido en su alocución un recuerdo “agradecido” a su estancia en la Facultad de Derecho de la Universidad de Valladolid, así como para los habitantes de la localidad cordobesa de Aguilar de la Frontera, antigua Ipagro, de donde también ha sido nombrado prelado titular.

La ceremonia de ordenación, celebrada este viernes, ha estado presidida por el cardenal arzobispo de Valladolid y presidente de la Conferencia Episcopal Española, Ricardo Blázquez, quien ha agradecido al Papa Francisco la rapidez en la respuesta a la solicitud para que la Diócesis contara con un obispo auxiliar y ha animado a Argüello a gastar su vida “con sencillez y dedicación apostólica, con obediencia y gratitud a Dios y con misericordia humilde para con los pecadores, los necesitados y los excluidos”.

“Que en nuestro ministerio se muestren la misericordia y la cordialidad del Buen Pastor Jesucristo”, ha añadido, al hilo de lo cual ha advertido de que “no puede estar contento el buen pastor si hay ovejas perdidas, dispersas y desorientadas”, pues “el obispo, presbítero y diácono se deben enteramente al Buen Pastor y a su rebaño”. “El buen pastor sufre cuando se pierden las ovejas y se alegra cuando las encuentra de nuevo”, ha concluido.

Además de Blázquez, en la ceremonia, que se ha celebrado este viernes con motivo de la festividad del Sagrado Corazón de Jesús, ha contado con la presencia del nuncio apostólico, Renzo Fratini, y de 27 obispos, ocho de ellos arzobispos, entre ellos el de Toledo y primado de España, Braulio Rodríguez, quien ocupara en su día la cátedra vallisoletana.

Entre los prelados también se encontraba monseñor Francisco Javier del Río Sendino, de origen palentino como Argüello y titular de la Diócesis boliviana de Tarija, así como el cardenal emérito de Sevilla, el vallisoletano Carlos Amigo, amén de 250 sacerdotes.

No hay comentarios

Dejar respuesta