Ediciones históricas repasan ‘El Quijote’ a lo largo de los siglos

En la exposición en la Casa Revilla, ‘El Quijote. Reconstrucción de su historia. Ediciones e ilustraciones’

Exposición sobre El Quijote en la Casa Revilla.

La Casa Revilla acoge desde hoy la exposición ‘El Quijote. Reconstrucción de su historia. Ediciones e ilustraciones, comisionada por Dolores Durán, que muestra fondos de la Colección Senovilla, y en la que pueden verse más de medio centenar de libros y ediciones de los siglos XVIII, XIX y XX, de esta obra cumbre de la literatura universal.

A la luz de la repercusión de la obra cumbre de la producción cervantina, el objetivo de la muestra es acotar el universo de la efeméride a los aspectos y curiosidades derivados de las distintas ediciones e ilustraciones del Quijote. Esta biblioteca de coleccionista pone en evidencia una larga trayectoria editorial que no ha cesado desde que vieran la luz los primeros ejemplares en los talleres de Juan de la Cuesta hasta la citada edición digital alojada recientemente en la red de redes. Cuatro siglos han supuesto un período suficientemente extenso para la proliferación de ejercicios interpretativos, correcciones y experimentos como la versión volcada al latín macarrónico por el sacerdote Ignacio Calvo en 1905.

Exposición sobre El Quijote en la Casa Revilla.
Exposición sobre El Quijote en la Casa Revilla.

Las diferentes y múltiples ediciones a lo largo de los años, de las cuales es muestra valiosísima esta colección, ponen de manifiesto no sólo el interés despertado entre los impresores, sino también la universalidad del origen de los mismos. El Quijote ha sido sin discusión una de las piezas más revisitadas a lo largo de su historia por editores de todo el mundo; su texto ha sido traducido al inglés y al francés en un extensísimo número de ocasiones, pero también al alemán, al italiano, al portugués, al japonés, al ruso, al hebreo o al gaélico, entre otras muchas lenguas. Es por ello que un vuelo sobre una cuidada selección de los diferentes resultados de esas interpretaciones esconde para el espectador un interés poliédrico.

Juntas, la imagen y la palabra, en comunidad bien avenida, nos darán oportunidad de presenciar en esta muestra el relato de un camino paralelo, el del bibliófilo y el de la obra, plagado de lugares anecdóticos, de cumbres difícilmente superables y comunes espacios para el encuentro de la imaginación, la pasión y el trabajo constante que conducen con el cúmulo del tiempo a la vecina fiesta de las letras en mayúscula.

La muestra podrá visitarse hasta el 10 de julio de 2016 en la sala de exposiciones de la Casa Revilla, siendo la entrada libre.

No hay comentarios

Dejar respuesta