El Museo Nacional acerca la mejor época de la escultura alemana

‘Últimos fuegos góticos. Escultura alemana del Bode Museum de Berlín'

El Museo Nacional de Escultura de Valladolid, tras el éxito de su última exposición dedicada a la Melancolía en el Siglo de Oro español, dedicará su propuesta expositiva del verano a uno de los momentos más brillantes de la escultura medieval alemana, prácticamente desconocida en nuestro país y caracterizada por una alta fuerza expresiva y el empleo de materiales similares a los hispánicos, como la madera.

Conscientes de lo que supone presentar en España por primera vez la escultura alemana de este período, la exposición titulada ‘Últimos fuegos góticos. Escultura alemana del Bode Museum de Berlín’, se propone comprender el fenómeno en su totalidad, con sus conexiones religiosas, culturales y cívicas, más allá de las escuelas locales o de los nombres propios.

El Museo Nacional de Escultura, en su fachada y sus colecciones, constituye en sí mismo un ejemplo de los vínculos históricos hispano-alemanes en aquellos siglos.

El resultado se caracterizará por la variedad en la iconografía a través de una cuidada selección de obras realizada por los directores del proyecto, María Bolaños y Julien Chapuis, directora y director, respectivamente, del Museo Nacional de Escultura y el Bode Museum de Berlín, que mostrará la originalidad y las referencias más significativas en las décadas anteriores a la Reforma protestante.

Colaboración transnacional

‘Últimos fuegos góticos’ nace en un cruce de miradas entre dos de los museos nacionales de escultura más ricos y antiguos de Europa: el Museo Nacional de Escultura de Valladolid y el Bode Museum de Berlín.

El centro español acordó colaborar de manera muy significativa con la ambiciosa exposición que se exhibirá este verano en la Gemäldegalerie de Berlín, ‘El Siglo de Oro. La era Velázquez’, a la vez que realizó un ofrecimiento a su equivalente en Berlín, el Bode Museum, para presentar en Valladolid su colección de escultura alemana.

Este intercambio de dos siglos de oro entre dos extremos del continente hace de esta suma de generosidades un acontecimiento artístico excepcional para nuestros dos países. Confrontar saberes distintos, compartir ideas y experiencias, difundir en unos el patrimonio de los otros y aproximar a los públicos de los países respectivos es vital para mantener viva la cultura europea.

Todo el proceso ha sido un gratificante trabajo de cooperación en el marco de la Subdirección General de Museos Estatales española y los Museos Estatales de Berlín. El elenco de instituciones colaboradoras que han hecho posible la exposición reúne a la Embajada de Alemania en España, el Goethe Institut, la Junta de Castilla y León, el Ayuntamiento de Valladolid y la Asociación de Amigos del Museo Nacional de Escultura.

No hay comentarios

Dejar respuesta