El Salvador reina en Pepe Rojo y se proclama campeón

Un partido que no se decidió hasta la última jugada con un golpe de castigo de Sam Katz para poner el 23-24.

Se sentía el ambiente de las grandes ocasiones en Pepe Rojo. Otra final más en la que se medían las fuerzas de los dos mejores clubes del rugby español. El VRAC Quesos Entrepinares y el Silverstorm El Salvador en el enésimo y último enfrentamiento, por esta temporada, que proclamaría al vencedor de la División de Honor de Rugby.

La primera parte fue un alarde de intensidad y ganas de llevarse cada balón dividido. Sobre todo en el VRAC, que realizó unos primeros cuarenta minutos en los que ahogó a los colegiales con asiduidad en su línea de 22. Ya desde la salida, los de Merino dejaron claro que iban a por la victoria desde el principio con un golpe de castigo de Griffiths que abrió el marcador.

Tan solo cinco minutos después, Nuno Penha ponía el 8-0 con un ensayo, tras un intento fallido de Katz de poner de nuevo las tablas. El 15 portugués se aprovechó de un fallo en la recepción del oval de la defensa de El Salvador que permitió a Penha ensayar pegado a la línea de cal de la grada principal.

La intensidad del partido quedó patente apenas seis minutos después, cuando en el 14 Dani Marrón logró posar el oval tras la línea de ensayo después de varias intentonas visitantes en la misma jugada. Un ensayo que ratificó Sam Katz para poner el 8-7.

Tras ese ensayo, los colegiales cedieron todo el terreno a un VRAC que no iba a cejar en su empeño de decantar rápido un encuentro que vivía siempre en el campo de El Salvador. Fruto de esa persistencia, Griffiths transformó dos golpes de castigo, en los minutos 28 y 32, para poner más distancia con el 14-7.

Faltaban ocho minutos para llegar al final de la primera mitad y los locales del Quesos Entrepinares tenían el terreno ganado, pero la lesión de Nuno Penha a falta de cinco minutos les descentró ligeramente y los colegiales comenzaron a ganar terreno. Esa lesión hizo que el partido se fuera hasta el minuto 44, lo que aprovechó Katz para transformar otro golpe a palos y dejar todo para la segunda mitad con el 14-10.

Tras el receso, El Salvador empezó a dominar el tempo del partido pero fue el Quesos el que volvió a transformar un golpe de castigo a pies de Griffiths para poner el 17-10 en el minuto 48. Pero los colegiales respondieron tres minutos después con otro golpe a palos de Katz de más de 40 metros que dejaba otra vez el marcador muy apretado. Y más estrecho se pondría con otro golpe prácticamente idéntico de Katz, para poner el 17-16 en el minuto 60.

Con veinte minutos para el final, estaba todo por decidir y El Salvador había logrado revertir el empuje del VRAC en la primera mitad, que había entrado en el juego de los visitantes y mostraban un mayor cansancio. La defensa del SilverStorm El Salvador estaba dando una lección de aguante y de cierre de huecos, pero tras una melé el balón le llegó a un Griffiths centrado que puso el 20-16 con un drop.

A falta de diez minutos, una amarilla a Álvaro Núñez dejó a los suyos con uno menos pero el Chami supo aguantar y logró ponerse por delante (20-21) con un ensayo pegado a la línea derecha de Raphaël Blanco que elevó la alegría a la parte de las gradas colegiales, que se veían ganadores a falta de cinco minutos.Pero un golpe de castigo de Griffiths restableció la ventaja del VRAC casi en el 40 para poner el 23-21.

El deporte tiene algo de imprevisible que depara momentos únicos, como el que este partido le tenía reservado a El Salvador con un golpe de castigo de Sam Katz que llevó el éxtasis a todos los aficionados colegiales. Ese 23-24 final proclamaba campeón de la División de Honor del Rugby español al SilverStorm El Savaldor, que consigue así un doblete, tras la victoria en la final de Copa, que le deja como gran dominador del rugby esta temporada.

 

No hay comentarios

Dejar respuesta