Así celebró El Salvador la victoria a pie de campo

El final del partido entre El Salvador y el VRAC fue de infarto. Un ensayo de Raphaël Blanco hacía a los chamizos acariciar la victoria, pero la rápida respuesta de Griffiths con un golpe de castigo hizo al Quesos verse levantando la copa de campeón. No obstante, el deporte es algo impredecible y así se lo hizo saber a los millares de personas presentes en Pepe Rojo. El golpe de castigo transformado por el guante de Sam Katz puso el fin a un partido lleno de emoción y tensión.

Y una vez el árbitro pitó el final del partido, se desató la locura en el verde de Pepe Rojo. Toda la plantilla del SilverStorm El Salvador se fundió en un abrazo que se hizo extensivo a toda la afición, que también saltó al campo para hacer suya, también, esta victoria que significa el doblete.

Efusividad, cantos de alegría y saltos que acercan a los jugadores de El Salvador al cielo; pero también caras tristes, lágrimas y ánimos por los suelos en los hombres del VRAC Quesos Entrepinares, que realizaron un partido encomiable que estuvieron a punto de ganar.

Un espectáculo para los aficionados tras un partido espléndido que pone el broche de oro a la temporada del SilverStorm El Salvador. Todo un ejemplo de deportividad en una tarde para el recuerdo de los chamizos.

No hay comentarios

Dejar respuesta