El TAC hace resplandecer los aplausos y miradas de los vallisoletanos

Jornada de viernes cargada de espectáculos, tanto en las calles como en los espacios públicos de Valladolid.

Una de las grandes sensaciones del Festival Internacional de Teatro y Artes de Calle de Valladolid es la de antes de salir de casa. Te preparas sin saber lo que te puedes encontrar en casi cualquier rincón céntrico de la ciudad, pero con el convencimiento de que vas a disfrutar. Sea cuál sea el espectáculo que vas a ver.

Da igual circo, teatro, música, clown, danza o malabares, las manos tienen que salir preparadas para aplaudir; porque es casi imposible que la derecha no busque a la izquierda para ese ‘clap’ que ya es un triunfo para los artistas.

Valladolid se ha llenado de miles de aplausos este viernes. Un reconocimiento explícito que va de la mano de la mirada curiosa, inquieta y también agradecida, que se da en aquellos que se sientan en las gradas, o en el suelo, para dejarse sorprender por artistas llegados de muchas partes de España y del mundo. Y están en Valladolid solo para nosotros.

Son pocos los que no gustan de empaparse del ambiente especial que se respira en la ciudad. Unos vapores de libre multiculturalidad que se despliegan en Valladolid y alegran a poco que estés dispuesto a disfrutar.

Desde las 12.30 horas, Valladolid fue un escenario amplio, sin paredes y con todo por conquistar. Son muchas -todas- las compañías que son dignas de mención. Desde la performance de Cia. ES, hasta los tres sevillanos de Baruma Teatro que han levantado los aplausos de los centenares de personas que se han reunido en la Plaza de Fuente Dorada.

Pero muy poco importa el nombre, la procedencia o el estilo de esta o aquella compañía, todas riegan Valladolid con un halo especial que se forma entre los aplausos y las sonrisas.

No hay comentarios

Dejar respuesta