Las Ventas del Espíritu Santo: canto a la cultura del toro

Aspecto de Las Ventas en San Isidro.

Hay que caer de pie para ir a San Isidro una tarde y poder ver triunfar a un coletudo y a un toro de vuelta al ruedo. Eso le pasó a un servidor en la tarde del pasado martes 24. Pero no les voy a narrar la crónica del triunfo de David Mora y la vuelta al ruedo de “malagueño”; un gran toro de Alcurrucén, sino el ambiente que se vive en torno a la feria taurina más importante del orbe taurino.

Las Ventas del Espíritu Santo o la Monumental madrileña es una plaza emblemática por muchos conceptos; uno de ellos por ser la feria taurina más larga que se celebra en cualquiera de los ocho países donde hay toros: España, Francia, Portugal, México, Colombia, Ecuador, Venezuela y Perú. Nada menos que 31 días consecutivos y una serie de actividades paralelas sin parangón. Otro concepto es porque sale el toro serio e íntegro y los toreros van a jugársela –algunos-.

Antes Canal Plus y ahora Movistar Plus se encargan de llevar esta feria por todo el mundo, por lo que resulta muy cómodo ver esta y otras ferias desde el salón de casa. Pero aunque sea una sola vez al año hay que ir a Las Ventas que está en ese “poblachón manchego” que es Madrid, como lo definió Azorín. De Madrid al cielo.

toros las ventas madrid 5Lo cierto es que, invitado por Ángeles Sánchez, una bella madrileña con orígenes vallisoletanos de Montemayor de Pililla, y su esposo, José María Gutiérrez Cuéllar, alcalde de esa localidad en los años 90, (a los que conocí en la Asociación La Empalizada cuya alma mater es Raúl Redondo) me acerqué al Foro para ver al nuevo fenómeno taurino que es el peruano Roca Rey y la sorpresa saltó con la citada Puerta Grande del madrileño David Mora, que reaparecía en Las Ventas tras dos años de ausencia por una grave cogida. Por cierto que hizo salir al albero al Dr. García Padrós para brindarle el toro del triunfo.

Tiene Ángeles un abono heredado de su padre desde hace unos 40 años y es una localidad ubicada en la última fila (la 27) del tendido alto de sol, en el 4, equiparable en Valladolid a tabloncillo; que es un asiento apoyado a la pared de las gradas, muy cómodo y con la ventaja de que antes del paseíllo te da la sombra. Y su precio: 10 euros. Paradójicamente el precio de un gin tonic en los bares de la plaza son 9 pavos!!!!!!!!. Las Ventas son asín…..

Desde allí se divisa perfectamente toda la plaza y además convives con aficionados de solera, jóvenes y mayores, que saben perfectamente de qué va esto del toro. Porque en otras ocasiones te encuentras con los listillos de turno y te pasas la corrida jurando en hebreo…..

Lo primero que divisé en la grada del 5, a pleno sol, fue una pequeña pancarta que saludaba a la afición y defendía al Toro de la Vega de Tordesillas, tan en boga en estos últimos días. Fue reconfortante que la Tauromaquia madrileña tuviera ese gesto de apoyo con los tordesillanos y con las tradiciones populares.

toros las ventas madrid 6Pero antes de ubicarnos en el tendido fuimos recorriendo los aledaños de la plaza haciendo fotos y registrando el ambiente que se vive desde dos horas antes de que se inicie el festejo. Y es todo un ir y venir de gentes; ora un grupo de turistas con guía, los curiosos que se agolpan junto al camión de transmisiones de Movistar; Molés y su gente que llega en olor de multitudes junto a Emilio Muñoz y César Rincón, comentaristas del citado canal. Gentes esperando en la zona de arrastre para acceder a los bares cuyo ruido mezclado con las voces y la música torera es ensordecedor, otros a la espera de los toreros y cuadrillas en la puerta de caballos a la caza de la foto y el autógrafo, etc.

Allí te encuentras a gente de lo más variopinto; conocidos y amigos del toro que hacía tiempo que no veías. A “El Platanito” vendiendo lotería, después de dilapidar lo que tanto trabajo le costó toreando de luces y luego haciendo el toreo bufo en un espectáculo musical taurino. Ya en el interior, en las galerias del coso, el bullicio es enorme; las barras de los bares llenas, los vendedores de almohadillas te asedian continuamente para endosarte el producto, diversos establecimientos de tabaco y marroquinería taurina; todo abarrotado de un público evidentemente consumista.

toros las ventas madrid 24Las zonas nobles son un continuo trasiego de aficionados ávidos de ver las exposiciones de turno que la empresa y la Comunidad de Madrid han montado para este San Isidro 2016 bajo el título de “Tendido 11”; un espacio sociocultural de ocio y gastronomía que cada año se instala en el interior de Las Ventas por San Isidro por iniciativa de Taurodelta, gestora del coso cuya cabeza visible es Manuel Martínez Erice, aunque mandando y templando desde los despachos está su padre y maestro, el avispado José Antonio Martínez Uranga, más conocidos por los “choperitas”. En otra ocasión les contaré algunos pormenores de uno de los tipos más despabilados del panorama taurino como es Martínez Uranga.

En las galerías de los tendidos bajos del 9 y el 10 hay una oferta permanente del artista Javier de Juan con un proyecto de videoarte que impresiona por su tamaño y originalidad.

‘Toreando la vida’ es el título de esta obra, en la que el visitante puede contemplar, a través de cuatro pantallas, distintas piezas audiovisuales que recogen y sintetizan los movimientos del toreo de salón, ejecutados por personajes urbanos, que cobran vida a través de la animación digital para instrumentar un lance a la verónica, un muletazo o ensayar un volapié.

toros las ventas madrid 12Un proyecto que a partir del próximo otoño se exhibirá en distintas ciudad norteamericanas, según nos informaron fuentes del artista.

La sala Antonio Bienvenida, sala emblemática y lugar de presentaciones y actos, expone obra escultórica del artista abulense Nacho Martín; impresionantes cabezas y otras esculturas conforman esta muestra llena de taurinismo y belleza.

Allí coincidimos con los salmantinos hermanos Moronta; Marcelino, ex comisario de policía y presidente del coso madrileño durante 10 años, y su hermano Ernesto, presidente de Caja Rural de Salamanca.

Moronta está inmerso en la ANPTE (Asociación Nacional de Presidente de Plazas de Toros de España) impartiendo cursos para profesionalizar las presidencias de plazas de toros y luchando para lograr que se establezca de una vez por todas un Reglamento único para todo el territorio español.

También coincidimos con el que fuera directivo de Caja España, el vallisoletano Matías Pedruelo; un buen aficionado que de vez en cuando acude a la llamada de la Fiesta en Las Ventas.

El coso venteño también dispone de restaurante propio donde se ofrece una gastronomía variada y selecta. Recientemente el chef Mario Sandoval (dos estrellas Michelin), junto con el restaurante Goizeko, presentaron el proyecto “La carne de bravo: el valor de la sostenibilidad”, donde se resaltan las excelentes cualidades de la carne de toro de lidia.

Y paseando por las galerías abarrotadas nos paramos en las caballerizas o patio de caballos del coso para charlar con un taurino de pro: José Antonio Tamayo. Madrileño pero que los últimos 20 años los ha vivido en Valladolid gerenciando una empresa de electrodomésticos; ahora, felizmente jubilado, disfruta de su pasión como son los toros.

Tamayo, responsable de los tiros de mulillas de arrastre de la plaza venteña (él prefiere que le llamemos el mulillero) lleva más de 30 años con este quehacer tradicional. Son dos tiros de mulas enjaezadas y adornadas como manda la tradición y un equipo humano comandado por Tamayo, vestidos con su blusa habitual y llenos de torería. Ayer se dio un caso curioso que muchos aficionados no observaron. Y es que cuando el presidente ordenó dar la vuelta al ruedo al toro de Alcurrucén, los mulilleros de turno se quitaron su gorra (se desmonteraron en símil taurino) en señal de respeto y admiración hacia el toro premiado. Todo un rito que solo puede ofrecer la Tauromaquia.

Tras el festejo nos reunimos con Cuéllar, el esposo de Ángeles, en la puerta principal de este santuario taurino y nos encaminamos Alcalá arriba para tomar unas tapas, charlar sobre la corrida y Montemayor y me acompañaron hasta la salida del bús que me traería a Pucela pasadas las 2 de la madrugada. Pero feliz y contento por haber vivido una jornada taurina plena y feliz en compañía de dos amigos generosos y cordiales: Ángeles y José María.

Gracias por vuestra amistad.

No hay comentarios

Dejar respuesta