El Valladolid empata ante Girona y sigue mirando hacia abajo

El pobre partido ofrecido en Zorrilla indignó a buena parte de la afición, que despidió con pitos al equipo

Kepa despeja de cabeza un balón al borde del área (Foto: La Liga).

El Real Valladolid no levanta cabeza y todo hace indicar que así va a ser hasta el final de temporada. Una mala campaña en la que los blanquivioletas se han dejado llevar en las últimas semanas, después de ver alejarse el sueño del ascenso. Tan a la deriva ha ido el trayecto que al equipo de Zorrilla le toca aún mirar hacia abajo, con cierta inquietud por las carambolas que le podrían mandar a Segunda B; improbables pero una triste posibilidad a estas alturas de liga para un equipo llamado a luchar por regresar a Primera.

Todo después de que el Valladolid haya vuelto a ser incapaz de marcar en un partido en casa y no haya pasado del empate a cero ante el Girona, un conjunto que tampoco ha ofrecido un rendimiento excepcional, y eso que está apurando sus opciones de disputar el playoff de ascenso.

El tedio se instaló en el partido desde el comienzo, con falta de intensidad por parte de ambos conjuntos y el balón demasiado alejado de la portería. El Valladolid no dispuso de una llegada clara hasta el minuto 28, y no fue en una jugada elaborada sino en una argucia de Juan Villar que intentó aprovechar un mal control del portero para romper el empate, pero el cruce entre ambos acabó con el balón rechazado y fuera por línea de fondo.

Diez minutos después Roger pidió penalti al ser derribado en el área, pero el colegiado no sancionó a la defensa del Girona. Mata tuvo la más clara para los visitantes en el minuto 40, con un remate que despejó Kepa.

En la segunda parte poco cambió. El centro del campo perdió protagonismo y el partido fluyó más de portería a portería, pero con pocas ocasiones de peligro para ambos porteros. Alberto López dio entrada al canterano José, el más aplaudido de los locales, que dispuso de una de las jugadas más significativas en el tramo final del partido, cuando tras una carrera conduciendo el balón buscó el disparo cruzado pero lo detuvo Becerra.

Ya en el tramo final, Rodri, que entró por Juan Villar en los últimos minutos, tuvo su ocasión, pero Becerra se volvió a mostrar muy seguro bajo palos y confirmó el empate sin goles.

No hay comentarios

Dejar respuesta