Pilarica forja una cadena humana contra sus 250 días de “condena”

Vecinos del barrio vallisoletano han reivindicado esta mañana una solución a Adif de una manera muy llamativa para recordar que llevan aislados desde el 15 de septiembre.

Pilarica ha vuelto a salir a la calle para reivindicar que su aislamiento por el cierre del paso a nivel dura ya 250 días, desde el pasado 15 de septiembre. Para ello han forjado una cadena indisoluble creada a través de la lucha vecinal y la voz común contra esta decisión de Adif que tachan como una “condena”.

Una cadena humana de 250 personas en la que cada integrante representaba un día de todos los que han pasado desde que el barrio de Pilarica viviera aislado de la ciudad y condenado a no poder cruzar al otro lado de la vía del tren para conectarse con el resto de Valladolid sino es por los pasos de peatones subterráneos.

Esta es la enésima reivindicación que desde la Asociación de Vecinos Pilarica se hace para “llamar a la puerta” de Adif y decirles que “250 días de encierro son una condena por la que no hemos cometido delito”, como ha reconocido José Luis Alcalde, miembro de la Junta Directiva de la Asociación.

Y es que, a pesar de estar aceptados los proyectos para comenzar las obras de los pasos de la Plaza Rafael Cano y de la Plaza Aviador Gómez del Barco, los vecinos reclaman celeridad por lo urgente de la situación. “Las obras tienen que empezar ya”, ha aseverado Alcalde, porque mientras tanto “seguimos encerrados”.

Un problema que para María José Larenas, presidenta de la Federación Provincial de Asociaciones de Vecinos Antonio Machado, es “de ciudad” y no solo ha de involucrar a Pilarica.

En dicha cadena humana han estado presentes concejales del Ayuntamiento de Valladolid, tanto del equipo de gobierno -Manuel Saravia, Ana Redondo, Luis Vélez o María Sánchez- como de Sí se Puede -Charo Chávez y Héctor Gallego-.

Precisamente Manuel Saravia, concejal de Urbanismo, es el encargado de pelear con Adif por una solución para un barrio que “sigue sufriendo una ruptura que es un corte sin resolver”. Unas movilizaciones que el teniente alcalde defiende a pesar de que “también nos presionan al Ayuntamiento”, algo que asume y no le impide estar al lado de los vecinos.

En su viaje a Madrid de finales de abril, Saravia consiguió que los dos proyectos de obra se repartieran entre el Ayuntamiento y Adif para su ejecución. “Es la única manera para ir lo más deprisa posible y presionar a Adif”, reconoce el edil, quien ha afirmado que desde el Consistorio ya están tramitando un proyecto para la Plaza Aviador Gómez del Barco.

Saravia ha querido ser muy prudente y no ha hablado de plazos, aunque su deseo es que en la primera mitad de 2017 la obra esté finalizada o, en su defecto, “muy avanzada”.

No hay comentarios

Dejar respuesta