El Salvador sufre pero ya está en la final

Ganó por 33-16 al Bathco en Pepe Rojo

Foto de la semifinal en Pepe Rojo, obra de JL Useros.

Prácticamente todos los asistentes al partido de esta tarde en Pepe Rojo -que, por otra parte, poblaron de forma generosa las gradas laterales del estadio vallisoletano- sabían que el choque iba a ser de poder a poder, con dos escuadras que siempre han dado mucho juego en los enfrentamientos que han tenido en los últimos años. Y el de hoy no ha sido una excepción.

Apenas han querido arriesgar nada más allá de lo estrictamente necesario, aplicando un juego efectivo, acorde a los principios habituales de cada uno de los equipos: fortaleza en la melé y apoyo en el pie de Sam Katz por parte de SilverStorm El Salvador, y salidas fulgurantes desde la posición de zaguero de Richard Stewart por el lado verde.

Precisamente fue el pie de Sam Katz el que puso los primeros puntos en el electrónico de Pepe Rojo, gracias a un golpe de castigo que pasaba en el minuto 4. El apertura inglés de SilverStorm El Salvador lo volvía a intentar de nuevo en el minuto 8, pero la segunda ocasión fue marrada por el brillante jugador inglés.

El juego siguió con los dos equipos buscando las zonas de 22 contrarias, y consiguiéndolo gracias a las patadas profundas de Katz los colegiales, especialmente con una que estuvo a punto de ser aprovechada por Raphaël Blanco en las cercanías de la zona de marca, y por medio de algunas fases los cántabros, aunque sin mayor peligro por ninguno de los bandos.

Los de Tristán Mozimán conseguirían voltear el marcador gracias a dos golpes de castigo pasados en apenas 5 minutos por parte de Juan Diego Zabalegui, que colocaba así a su equipo con 3-6. Apretaría SilverStorm El Salvador tras estas dos acciones positivas para Bathco, pero sin conseguir el premio de los puntos.

En el minuto 30, tras una acción antideportiva en un agrupamiento en la línea de 22 de los santanderinos el tercera centro Agustín Schab fue amonestado con tarjeta amarilla. Pero, lejos de arredrarse por tener un hombre menos en el campo, Bathco aprovechó esta recta final del primer tiempo. Primero con el tercer golpe de Zabalegui en el minuto 35, y cuando el primer acto a punto de expirar Coronel robó el oval en su propia 22, yéndose sólo hasta la zona de marca de SilverStorm El Salvador, posando bajo palos. Con la transformación, el marcador al descanso reflejaba un duro 3-16 a favor de los de Tristán Mozimán.

Pero la historia lo dice muy claro, en el propio escudo que lleva la camiseta blanquinegra en el pecho: In Contraria Ducet. Y, a día de hoy, hay pocas adversidades mayores en el mundo del rugby que ir 13 puntos abajo al descanso. Pero, incluso en esas situaciones, el lema no está sólo para ser parte del emblema.

Y en esta tarde de sábado los de Juan Carlos se aplicaron a ello. En apenas 17 minutos el marcador se dio la vuelta a favor de los colegiales. Sam Katz comenzó la labor con dos golpes de castigo en los minutos 43 y 53, pasados limpiamente, con lo que el marcador se quedaba en 9-16. El apertura inglés seguiría con su racha en el minuto 55, pasando por cuarta vez el oval entre los postes, para un 12-16 que esperanzaba a la parroquia blanquinegra.

El delirio para el respetable de Pepe Rojo llegaba sólo dos minutos más tarde, cuando Alberto Díaz emulaba la acción del ensayo de la final de la Copa de SM El Rey, yéndose de todos los defensores de Bathco Rugby para posar el oval bajo los palos. La transformación de Sam Katz ponía definitivamente por delante a los colegiales, con el 19-16.

A partir de ahí, dominio absoluto de SilverStorm El Salvador en el campo, espoleados por la remontada y por una afición que por momentos llevó en volandas al equipo. La confirmación de la victoria, pese a los aprietos en los que Bathco Rugby intentó poner a la zaga colegial, llegaba en el minuto 72 con un ensayo repleto de pundonor, con la firma de Johny Carter. Los dos extra de Katz ponían un tranquilizador 26-16 en el marcador.

El delirio llegaba con el partido a punto de expirar. Si el primer tiempo acabó con una gran carrera de Coronel, el partido lo hizo con una recuperación de SilverStorm El Salvador en su propia 22. Tras varias patadas a seguir, el balón se quedaba en el corazón del campo de Bathco Rugby, para que Jean Yves Zebango lo atrapase haciendo gala de su enorme velocidad, y posar así el ensayo que dejaba en el marcador el definitivo 33-16 tras la transformación de Katz.

Un partido acerca del que Juan Carlos Pérez admitió en la rueda de prensa posterior al encuentro. que había tenido “una primera parte realmente mala, en la que no hemos sabido hacer nuestro juego, pero una segunda en la que hemos sido capaces de reaccionar, en buena medida gracias a nuestro físico, que nos está dando grandes segundos tiempos esta temporada”.

No hay comentarios

Dejar respuesta