Toma la Palabra plantea incentivar el alquiler en los pueblos

El grupo en la Diputación propone una moción para fomentar la construcción de viviendas bioclimáticas

Jesús Julio Carnero y Salvador Arpa a su llegada al pleno.

El fomento de la vivienda en alquiler en los pueblos de la provincia y la construcción de viviendas bioclimáticas es el principal objetivo de la moción que este viernes en la Diputación va a plantear el grupo de Toma la Palabra.

El portavoz del grupo, Salvador Arpa, recuerda en la parte expositiva que en Valladolid hay 225 municipios de los que sólo 25 superan los 2.000 habitantes y de los que 55 no llegan si quiera al centenar, lo que está llevando a que muchos de nuestros pueblos se estén convirtiendo “en residencias de verano para el ciudadano urbano”.

VTLP se felicita por la introducción de ayudas al alquiler en el Plan de Vivienda de la Diputación, si bien las considera incompletas y advierte de que, a tenor de las concedidas a lo largo de 2015–el 65% se concentra en municipios de la Comunidad Urbana de Valladolid–, queda patente que no se está dando solución a las necesidades del medio rural más castigado.

REVISIÓN DE LA POLÍTICA DE VIVIENDA

Por eso, solicita una revisión de la política de vivienda de la Diputación y propone que ésta, en colaboración con los ayuntamientos de la provincia, cree un censo de viviendas vacías, entendiendo por viviendas vacías aquellas que permanecen cerradas desde hace al menos dos años, además de la puesta en marcha de un servicio de alquiler de vivienda, complementario al de la Junta de Castilla y León, destinado a municipios de menos de 5000 habitantes, por el que se salvaguarde a arrendadores y arrendatarios, de manera que se garantice el perfecto estado de la vivienda a la entrada y salida de la misma por el inquilino y se custodie la fianza depositada por éste, protegiendo así los derechos de ambas partes.

La proposición incluye que la Diputación de Valladolid bonifique a los arrendadores el 50% del IBI de aquellas viviendas que sean alquiladas. En este sentido, aboga por instar a la Junta de Castilla y León a que cree mecanismos por los que se pueda aumentar el IBI de aquellas viviendas que permanezcan cerradas por más de dos años, valiéndose del recibo de la luz como muestra.

Asimismo, plantea que la institución incremente en un 50% las ayudas destinadas a la construcción de viviendas en el medio rural, si son bioclimáticas, en futuras convocatorias.

No hay comentarios

Dejar respuesta