Se abre una pequeña rendija para la permanencia de Lauki

A pesar de la posición “cerrada” de Lactalis, Milagros Marcos asegura que ahora empieza un “proceso de interlocución” tras la visita de una delegación de la Junta a París

La delegación castellanoleonesa desplazada a París, con el presidente de la Junta y la consejera de Agricultura a la cabeza, para negociar con la dirección del Grupo Lactalis ha logrado “abrir un proceso de interlocución” al más alto nivel con el fin de evitar la deslocalización de la planta de Lauki en Valladolid o, como mal menor, para que las instalaciones puedan seguir funcionando en manos de un nuevo propietario.

El encuentro, propiciado por el Embajador de España en Francia, Ramón de Miguel y Egea, ha contado con la participación de Juan Vicente Herrera y Milagros Marcos, por parte de la Junta de Castilla y León, así como del director general de Relaciones Exteriores de Lactalis, Michel Nalet, se ha prolongado por espacio de casi tres horas.

Periodo en el que, tal y como ha apuntado la titular de Agricultura, la multinacional francesa ha mostrado una “posición absolutamente cerrada a cualquier opción, incluso a la trasferencia de la propia empresa, algo que sin embargo se ha logrado flexibilizar”.

Sobre la mesa, la misión castellanoleonesa ha planteado la necesidad de seguir hablando en deferencia a la calidad humana y trabajo de los 85 empleados de la factoría, la posición de estrategia de la misma respecto del principal mercado de la multinacional, Madrid; la rentabilidad de la planta, así como por las opciones de crecimiento y mayor competitividad que garantizaría el apoyo comprometido por la Junta de Castilla y León.

Pese a la postura “absolutamente cerrada” del grupo, como así ha reiterado Marcos, al final las partes han abierto un proceso de interlocución a través de la Fundación Anclaje en el que el Ejecutivo plantea como primera línea de trabajo el mantenimiento de la factoría en manos de Lactalis y, como segunda opción, la posible venta de las instalaciones a otra empresa, y todo ello con la condición de que la multinacional paralice el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) en tanto en cuanto se sustancian las negociaciones.

Un escrito de Herrera

Estas tres premisas serán plasmadas este viernes en un escrito que el propio presidente de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, remitirá a Lactalis en los próximos días.

Lo que parece casi descartado es que Lactalis dé marcha atrás a su decisión de cerrar Lauki. “No les gusta la opción de reconsiderar el cierre, aunque está más abierta a la posibilidad de buscar compradores”, explica la consejera de Agricultura, quien, en declaraciones recogidas por Europa Press, asegura que la marca francesa ha mostrado su sorpresa por la persistencia de la Junta en evitar el cierre “ya que considera que está apoyando a los trabajadores con opciones de fuera de Castilla y León”, en referencia a posibles traslados que el Ejecutivo autonómico quiere evitar a toda costa.

Pese a la dura negociación iniciada, Marcos confía en que ese marco de interlocución siga abierto, “pues es lo mínimo que se puede pedir a una gran empresa cuya argumentación para cerrar es el aumento de la competitividad”.

En este sentido, la Junta entiende que la competitividad está garantizada si se incrementa la actividad y no se hubiera reducido por dos tanto el trabajo como la plantilla de la planta desde 2011, con lo que el cierre estaba absolutamente planificado”, ha sentenciado Marcos.

No hay comentarios

Dejar respuesta