La Junta prohíbe la muerte del Toro de la Vega

El Gobierno regional aprueba un decreto Ley que prohíbe matar toros de lidia en espectáculos taurinos populares, lo que afecta al polémico torneo de Tordesillas

El Toro de la Vega se enfrenta a uno de sus momentos más cruciales después de que la Junta de Castilla y León haya aprobado un Decreto Ley por el que se prohíbe la muerte de reses de lidia en presencia del público en espectáculos taurinos populares y tradicionales de Castilla y León.

Una medida aprobada este jueves, 19 de mayo, por el Consejo de Gobierno y que afecta a 13 espectáculos taurinos de toda la Comunidad, si bien el Toro de la Vega es el único en el que se da muerte al animal. Como ha explicado el consejero de la Presidencia de la Junta de Castilla y León, José Antonio de Santiago-Juárez, se trataba de adaptarse a los nuevos tiempos para que una tradición como esta perdurara en el tiempo.

“Solo había dos salidas: o adaptarla o prohibirla”, ha aseverado De Santiago-Juárez, quien ha afirmado que esta medida se toma en virtud de una “adaptación a los nuevos tiempos” para proteger una “tradición milenaria”. “La otra salida era prohibirlo, acabar con ello”, ha afirmado.

Una disposición que, por lo tanto, y según el consejero de la Presidencia, permite la pervivencia del Toro de la Vega, pero sin que el animal sea alanzeado en la vega donde tradicionalmente se le da muerte. De Santiago-Juárez ha comparado esta adaptación a los nuevos tiempos con la prohibición, hace años, de colgar los atributos del toro muerto en la lanza del que le consiguiera dar muerte, para después exhibirlo en el Ayuntamiento.

En los motivos que determinan esta decisión, la Junta de Castilla y León se refiere a la urgencia por el contexto actual en el que “la fuerte demanda social y la movilización ciudadana confluye en un momento crucial”, ya que los espectáculos taurinos se desarrollan entre junio y septiembre. Y es que este Decreto Ley entra en vigor mañana y tendrá que ser debatido en las Cortes de Castilla y León en menos de un mes.

Una medida que De Santiago-Juárez reconoce que “en el futuro se acogerá mejor” que actualmente, ya que obligará al Ayuntamiento de Tordesillas a cambiar el reglamento del torneo del Toro de la Vega, que establece que el animal ha de morir en la misma vega. “Es un torneo que acaba como acaba, y ahora no me toca a mí ni a la Junta determinar cómo evoluciona, sino al alcalde de Tordesillas”, ha reconocido el consejero de la Presidencia.

Conversaciones

El mismo De Santiago-Juárez ha explicado que para tomar esta medida han mantenido conversaciones con muchos implicados en el sector taurino. Negociaciones que han mantenido “cuatro días después” del último Toro de la Vega y en las que “la mayoría entienden que había que adaptarse, y eso hemos hecho”.

En cuanto a las conversaciones políticas, ha destacado que mantuvo una sola reunión sobre este tema con Luis Tudanca, secretario general del PSOE de Castilla y León, para informarle sobre la intención de la Junta.

Lo que está claro es que la Junta da respuesta así a una problemática que en los últimos años ha puesto en pie de guerra a buena parte de la sociedad nacional por la celebración de este espectáculo. Numerosos incidentes como incendios, agresiones a profesionales de la información o el encadenamiento de animalistas a lo largo del recorrido que hace el toro han convertido a Tordesillas en el epicentro de la polémica cada segundo martes de septiembre.

1 Comentario

Dejar respuesta