Afectados por la Hepatitis C tiñen de rojo la plaza Zorrilla

Insisten en la necesidad de campañas de prevención e información y un nuevo plan nacional ante uno ya "obsoleto"

El agua rojo ha teñido la fuente de la Plaza Zorrilla.

Los afectados por la Hepatitis C llevan meses con una intensa campaña reivindicativa, haciendo visible su demanda y reclamando que el tratamiento disponible para curar la enfermedad se extienda a toda la población afectada.

Una de las acciones más visuales se ha producido hoy en la plaza Zorrilla de Valladolid, teñida de rojo con un colorante del agua de la fuente para reclamar de nuevo más visibilidad y tratamiento “para todos” con los nuevos fármacos que curan la enfermedad en un 90 por ciento de los casos.

Una de las portavoces de la Plataforma, María José Gómez, ha asegurado que se trata de mostrar a los ciudadanos que están ahí, que muchos de ellos están pendientes de tratamiento y que la “lucha” sigue en pie y que “queda mucho camino por andar”.

Además, ha advertido de que el Plan Estratégico nacional que se aprobó en abril de 2015 se ha quedado “obsoleto” y hay que “avanzar” para que se trate no sólo a los más graves. “Cualquier enfermo tiene que ser tratado, no esperar a que estén graves”, ha insistido Gómez, quien ha agradecido el apoyo del Ayuntamiento.

ACABAR CON LA ENFERMEDAD

Estos actos, que se suman a otros celebrados en prácticamente todo el territorio nacional, pretenden reclamar que la enfermedad pueda erradicarse, dado que se si no se trata deriva en un mayor coste para el sistema público, ha explicado Gómez, quien ha recordado que se trata de una enfermedad “silenciosa” que el 70 por ciento de los infectados por el virus desconoce que tiene.

En cuanto al número de enfermos tratados en Castilla y León, la portavoz de la Plataforma ha explicado que no hay datos y cuando han preguntado a la Consejería se habla de más de 5.000 y unos 2.400 tratados, pero cree que lo que hay que hacer es una mayor difusión de la enfermedad y tomar medidas de prevención. Asimismo, ha incidido en que puede pasar un año desde que se va a una primera consulta hasta que se decide si se pone o no el tratamiento (pruebas, resultados, etcétera).

A este respecto, ha asegurado que los enfermos saben lo que tienen que hacer para no contagiar a los suyos, pero “el riesgo está ahí”, y ha rechazado entrar en la cuestión de los precios del medicamento, que considera un tema del Gobierno, aunque sí ha criticado la especulación que hay con estos nuevos tratamientos.

Gómez ha advertido de que no se puede rechazar un tratamiento por motivos económicos y, de hecho, ha recordado que se ha admitido a trámite una querella interpuesta en Galicia, y ha advertido también de la necesidad de atender a los afectados que están en las prisiones.

Los enfermos que no están en tratamiento han presentado reclamaciones individuales en los hospitales para pedir el tratamiento y si reciben una respuesta negativa recurrirán a la Consejería de Sanidad y, si sigue en la misma línea, acudirán a la Fiscalía. Aún así, Gómez ha afirmado que van a ser “muy pacientes”.

En el marco de este acto Ángel Suárez, también perteneciente a la Plataforma, ha leído un manifiesto en el que se explica que el 19 de mayo nació de los primeros activistas contra la hepatitis C que comenzaron sus acciones en los años 90 en Canadá y se convierte en un día para “honrar” el trabajo de las personas que hacen este trabajo y los “luchadores” por la detección precoz y la erradicación de la enfermedad.

No hay comentarios

Dejar respuesta