Saravia se encuentra cerrada la puerta de la negociación en Madrid

El concejal de Urbanismo muestra su decepción tras no ser recibido por Fátima Báñez y por Tomás Burgos para negociar sobre el San Juan de la Cruz.

El concejal de Urbanismo y Vivienda del Ayuntamiento de Valladolid, Manuel Saravia, ha mostrado su “decepción” este martes tras no lograr ser recibido por la ministra de Empleo, Fátima Báñez, ni por el secretario de Estado de la Seguridad Social, el vallisoletano Tomás Burgos, para intentar buscar una alternativa al derribo del inmueble del antiguo San Juan de la Cruz, cuya licencia de demolición está solicitada por la Administración del Estado desde hace meses.

En declaraciones a Europa Press Saravia ha asegurado que en el Ministerio de Empleo y Seguridad Social tenían conocimiento desde la pasada semana de que iba a desplazarse hasta allí este martes -ha estado acompañado por la presidenta de la Asociación Vecinal Rondilla, Carmen Quintero- y que esta misma mañana personal del Área de Urbanismo ha vuelto a confirmar esta visita por vía telefónica.

De hecho, Saravia ha relatado que a su llegada a la recepción del Ministerio estaban informados de ello y les han pedido que esperaran unos minutos, hasta que ha bajado una empleada dependiente del secretario de Estado y les ha explicado que ni la ministra de Empleo ni Tomás Burgos les iban a recibir. El edil ha añadido que la trabajadora “conocía el asunto”, como han confirmado cuando le han enseñado el plano con las parcelas alternativas que propone el Consistorio para ubicar la oficina integral de la Seguridad Social que la TGSS quiere instalar en el solar del San Juan de la Cruz.

Por ello, ha manifestado la “decepción” con la actitud de la ministra pues entiende que “ha faltado a su palabra” pues en su momento se “comprometió” a debatir las opciones con el Ayuntamiento, pero finalmente “no ha contestado” a las cartas enviadas por el concejal vallisoletano no ha accedido a reunirse con él.

Saravia ha criticado especialmente el comportamiento de Tomás Burgos, pues ha recordado que fue diputado electo por Valladolid hasta que se han disuelto las Cortes y considera que no ha defendido los intereses de los ciudadanos y del Ayuntamiento de Valladolid, sino que sólo se ha “preocupado” de que el antiguo colegio se pueda demoler lo antes posible.

De esta manera, tal y como ha explicado en la mañana de este martes el alcalde, Óscar Puente, el trámite de concesión de la licencia para la demolición del inmueble se incluirá en el despacho extraordinario de la Junta de Gobierno que se celebrará este miércoles en el Ayuntamiento de Valladolid.

Puente ha asegurado que, al comprobar que la Seguridad Social no tiene “voluntad de negociar”, el equipo de Gobierno tiene que respetar la legalidad y no dilatar los trámites, que indican que el Ayuntamiento debe aprobar la solicitud de licencia al estar declarada la ruina técnica del edificio.

Un último intento

Por su parte, Manuel Saravia ha confirmado que la licencia se concederá pero también ha advertido de que no le gusta que “se dé por hecho” los asuntos que se aprueban en el órgano de Gobierno, porque tiene intención de que mañana se debata alguna última opción para tratar de evitar el derribo.

Por ello, ha señalado que se plantea ahora proponer mañana el inicio de la catalogación del inmueble del antiguo colegio San Juan de La Cruz como “protegido para el interés general”, algo que se incluiría también en la revisión del Plan General de Ordenación Urbana que se encuentra en proceso actualmente. El edil considera que esta catalogación “merece la pena por múltiples razones”.

Manuel Saravia ha apuntado que la catalogación podría “afectar” al proceso que quiere llevar a cabo la Seguridad Social para demoler el antiguo colegio y construir una oficina integral, pero ha matizado que habría que conocer los plazos que conllevarían los trámites.

No hay comentarios

Dejar respuesta