Traficantes de Rondilla y La Farola pactan 12 años de penas

Frente a los 20 que solicitaba el Ministerio Fiscal

Los traficantes junto a sus abogados. Foto: Europa Press.

Los cinco traficantes detenidos en noviembre de 2014 en la ‘Operación Pelusa’, acusados de regentar dos puntos de venta de heroína al ‘menudeo’ en los barrios de La Rondilla y La Farola, han pactado finalmente un conjunto de penas que suman doce años de cárcel, frente a los veinte que globalmente solicitaba el Ministerio Fiscal.

Tras un tira y afloja que se ha prolongado por espacio de hora y media, los procesados y la acusación pública han llegado a un acuerdo que ha hecho innecesaria la celebración del juicio previsto en la Audiencia de Valladolid y que, finalmente, ha llevado al presidente de la sala a anunciar ‘in voce’ el contenido de la sentencia, que globalmente supone una reducción de ocho años de prisión para los encausados.

En concreto, la pareja compuesta por Eulogio M.U. y Áurea V.M. se han conformado con condenas de tres años de cárcel y multas de 400 euros, mientras que el hijo del primero, Diego U.F, y el matrimonio integrado por José Ignacio H.H. y Cristina C.D. han sido condenados cada uno a dos años de privación de libertad y al pago de una multa de 200 euros, según informaron a Europa Press fuentes jurídicas.

Las pesquisas se iniciaron en el verano de 2014 cuando los agentes investigaban a un conocido traficante del Barrio de La Farola, Eulogio M.U, con domicilio en el Camino de La Esperanza, y observaron cómo varias personas realizaban contactos de venta de droga en la zona. Posteriormente, durante el mes de septiembre se recibieron varias denuncias vecinales, dando cuenta de los mismos hechos.

Como consecuencia de todo ello se estableció un dispositivo al objeto de identificar a los posibles autores y comprobaron los contactos de droga que realizaban.

Oculta en el interior del cuerpo

Inicialmente se pudo ratificar que la persona que tenía un papel principal en la operativa era Eulogio, que siempre estaba por los bares del barrio de La Farola y era quien se encargaba de recibir la droga que su hijo Diego traía de los viajes que realizaba a Zamora junto con otro delincuente habitual, José Ignacio H, y la esposa de éste, Cristina C.D, con la particularidad de que era esta última la encargada de transportar la sustancia en sus cavidades corporales.

Posteriormente, el cabecilla se trasladó con su pareja sentimental a la calle Portillo de Balboa del barrio de La Rondilla, donde con ella empezó a realizar ventas de papelinas en la zona de la Plaza de Ribera de Castilla con la ayuda de su hijo y de la otra pareja ocupante del banquillo, residente en un piso en la calle Arzobispo Marcelo González, en el barrio de La Farola.

Registro domiciliario

Tras realizar varias interceptaciones de papelinas, la policía procedió el 27 de noviembre de 2014 a la detención de los cinco investigados y al registro de la vivienda de la calle Portillo de Balboa, lo que permitió desmantelar dos puntos de venta al menudeo en ambos barrios.

Como consecuencia de todo ello, los integrantes del Grupo VIII de la Brigada Provincial de la Policía Judicial ocuparon en el domicilio de Eulogio y Áurea seis papelinas de heroína, diversos utensilios para la elaboración de las papelinas (una báscula y recortes circulares de plástico) y un total de siete teléfonos móviles, mientras que a José Ignacio H.H. le intervinieron en el momento de la detención otros tres envoltorios idénticos a los intervenidos en el inmueble de los anteriores.

El valor global de la droga incautada asciende a 216,35 euros.

No hay comentarios

Dejar respuesta