– ¿Dónde están enfocando las líneas de trabajo de la asociación?

– Queremos coger al cáncer desde el principio, trabajando en colegios con los niños y niñas desde la Educación Primaria, hablando de hábitos saludables, tener cuidado al tomar el sol… tenemos campañas de prevención del cáncer de colon, cáncer de mama, para concienciar de la importancia de participar en las pruebas de cribado. Luego sabemos que surge la enfermedad, por eso también tenemos toda la red de apoyo tanto al enfermo como a la familia. Estamos encima del proceso desde el principio hasta el final. Y la verdad es que estamos consiguiendo cosas.

– En Valladolid la asociación no ha parado de crecer en los últimos años.

– En plantilla hemos ido ampliando y entre psicólogos, asistentes sociales, personal de oficina, somos quince personas trabajando. Atendemos cada vez a más familias, necesitamos más gente porque nosotros no podemos tener lista de espera, la gente que acude a nosotros es porque ya tiene una necesidad. Este crecimiento en la actividad está generando también un problema de espacio, se nos va quedando pequeña la sede.

Arroyo y Luisa Lobete en la mesa de la Plaza Mayor en la cuestación de la asociación.
Arroyo y Luisa Lobete en la mesa de la Plaza Mayor en la cuestación de la asociación.

– Siempre con la investigación por bandera.

– Hace poco hemos celebrado los 55 años de historia de la asociación en Valladolid y reflexionando sobre ello uno se da cuenta de cómo ha evolucionado y todo lo que ha cambiado. Somos la entidad privada que más dinero destina en España a investigación, en los últimos cuatro años tenemos proyectos en marcha por valor de 32 millones de euros.

– Además cubriendo una parte de asistencia y atención a la que en muchos casos no llega el sistema sanitario.

– Nosotros vamos más allá del acto médico. En la Sanidad pública de España el tratamiento del cáncer está al nivel de cualquier otro país, no tenemos nada que envidiar a ese nivel. Pero el cáncer va más allá, es lo físico, lo social, lo familiar… en toda esa esfera es en la que trabajamos nosotros, en ayudar y acompañar a las personas y las familias en ese tránsito en el que la Sanidad pública ya no está presente.

– ¿Qué campañas de difusión están trabajando a medio plazo?

– Ahora estamos enfatizando en las pruebas de cribado del cáncer colo-rectal, conseguimos que el programa de cribado se instaurase en Castilla y León, es triste pero aún hay alguna comunidad como Madrid que prácticamente no lo tiene desarrollado. Es algo que se debe fomentar porque sirve para salvar vidas, se curan el 90 por ciento o más de los casos que se detectan de manera precoz. Y tenemos una campaña importante en el tema de cuidados paliativos, porque hay mucha gente que nos sigue reclamando en estos casos, por ejemplo en los traslados de los pacientes para acudir a los tratamientos, porque ahí hay un problema grande.

– ¿Qué está pasando con estos transportes?

– La cuestión es que la Sanidad pública ahora mismo no está proporcionando los medios más adecuados para ello. Hay enfermos que son paseados por la Comunidad, con parte del tratamiento en un centro, otra en otro, es algo importante. Logramos que se eliminara la decisión del Ministerio de Sanidad del copago sanitario para cobrar parte del transporte. La problemática del transporte deriva de la creación de unidades de radioterapia, en Valladolid, Burgos, León, Salamanca y Zamora, por lo que hay cuatro provincias que no tienen. Cuando un enfermo necesita tratamiento con radioterapia tiene que trasladarse a uno de esos centros. Eso es un calvario, es terrorífico, especialmente en el caso de los transportes desde los pueblos, nos cuentan los enfermos que tienen más miedo al traslado que a la propia radioterapia, van sin acompañamiento, sólo con el conductor de la ambulancia que, en muchos casos, son vehículos ya para el arrastre. Además las horas que pasan allí, porque se va recorriendo la ruta para ir recogiendo a varios enfermos. La gente se queja mucho de las condiciones deplorables es las que se realiza este transporte. Vamos a reunirnos con la Consejería de Sanidad porque no se puede hacer así, no se puede pasear por la Comunidad a un enfermo, hay que dotar los tratamientos de los medios necesarios, ingresando a los pacientes durante ese tiempo o buscando una solución que no impliquen estos viajes terribles.

Rueda de prensa de presentación de la campaña de cribado de cancer de colon.
Rueda de prensa de presentación de la campaña de cribado de cancer de colon.

– Las pruebas de cribado, ¿por qué no se incrementan más si además de dar resultado son rentables a medio plazo para la administración?

– El test de cribado del cáncer de colon por ejemplo, vale dos euros, si da positivo y hay que hacer una colonoscopia, son 180 euros. El tratamiento de un enfermo puede llegar a más de 40.000 euros. La diferencia es evidente, lo que pasa que poner en marcha la gestión de estas pruebas de cribado requiere una inversión tanto a nivel material como de profesionales. Pero lo que siempre tratamos de transmitir a las comunidades autónomas es que es una inversión esencial. En Japón por ejemplo desde hace años, antes de trabajar en una empresa te hacen una gastroscopia y una colonoscopia dentro del reconocimiento médico. En cierta medida es una cuestión cultural, aquí son pruebas que no están muy extendidas. No hay por qué llegar a eso, pero un programa de cribado bien organizado y difundido es esencial.

– El caso más evidente de los buenos resultados es el del cáncer de mama.

– Sin duda, las mujeres ya saben la importancia que tiene, las vidas que se salvan, que van a recibir una carta, cómo es la prueba que se van a hacer, que no tiene riesgo. En los últimos veinte años la superviviencia del cáncer ha aumentado en un 20 por ciento. Hablamos de los enfermos que logran vivir cinco años o más después de detectar la enfermedad. Hace veinte años eran el 45 por ciento los que lo superaban y ahora son más del 65 por ciento.

– En el horizonte está la marcha de apoyo a la asociación. ¿Ya tiene fecha?

– La marcha en apoyo de la asociación el 23 de octubre. Tenemos que hablar con el Ayuntamiento de la organización, porque el año pasado sacamos casi 30.000 personas a la calle, fue algo impresionante, se acabaron los dorsales, los detalles que dábamos, las camisetas… Por eso ahora no es lo mismo la preparación porque sabemos que la cifra puede ser aún más grande y hay que planificarlo bien para que luego no haya ningún problema. Es la marcha más numerosa que se celebra en España y en relación entre el número de habitantes y los participantes, es la más populosa del mundo, con casi el 10 por ciento de la ciudadanía participando en un evento.

No hay comentarios

Dejar respuesta