Puente: “El derribo del San Juan es una decisión política”

El alcalde de Valladolid ahonda en el hecho de que el Grupo Municipal Popular fuera el único que no estuvo presente en la Asamblea Vecinal Rondilla del pasado miércoles.

Una acción reivindicativa junto al San Juan de la Cruz.

El alcalde de Valladolid, Óscar Puente, ha afirmado este jueves que el derribo del San Juan de la Cruz responde a una “decisión política” al estar en propiedad de la Seguridad Social “porque así lo quiso Javier León al permutarlo por otra parcela”.

El primer edil cree que el PP y la Seguridad Social “se equivocan” con el derribo del Colegio San Juan de la Cruz para construir oficinas pero considera que “tienen derecho” ya que los terrenos son propiedad de la propia Seguridad Social. “Ellos tienen la capacidad de decidir, aunque nos gustaría otra cosa”, ha apuntado.

Para evitar ese derribo, el equipo de gobierno está intentando estirar la para que “nos la devuelva para hacer ahí el proyecto social que quiere el vecindario”.

Una demora que ha levantado las críticas del PP del Ayuntamiento sobre la ocultación del “proyecto básico” de la Seguridad Social, un documento que el primer edil ha dicho que desconoce, pero que de existir pertenece al Área de Urbanismo.

Unas críticas a las que Puente ha respondido que no han alargado la concesión de la licencia de derribo de manera deliberada, sino que se busca una “solución dialogada” con el Ministerio de Empleo. Solución que de no llegar hará que se otorgue esa licencia “porque tiene un informe favorable”.

Ese proyecto social del que ha hablado el regidor se recogió en la Asamblea Vecinal Rondilla que se celebró el miércoles y a la que acudieron todos los grupos políticos del Ayuntamiento de Valladolid, salvo el PP, como ha criticado el alcalde. “Estuvieron todos presentes salvo, una vez más el PP, que se ausentó sin dar explicación”, ha aseverado.

Para Puente, la ausencia del PP en esa asamblea es una “equivocación” porque la asistencia vecinal fue “masiva” y eso “dictamina que es un tema sensible para el barrio” de la Rondilla. Y es que “la voluntad de los ciudadanos no es el derribo, sino su uso”.

No hay comentarios

Dejar respuesta