El Aula vence y no pierde comba en la lucha europea

El equipo de Miguel Ángel Peñas ganó a Canyamelar Valencia (32-23) en un encuentro con muchas imprecisiones que las locales ya tenían solventado al final de la primera parte.

“No podemos fallar, nos quedan cinco finales”. Ya lo dijo alto y claro Miguel Ángel Peñas, entrenador del Aula Valladolid, en la previa del partido contra el Canyamelar Valencia. Y de momento el primero de esos cruciales partidos para seguir en la pelea por plazas europeas lo han ganado las vallisoletanas (32-23) en un encuentro lleno de imprecisiones y poco vistoso que en la primera mitad ya tenían encarrilado.

Los primeros minutos del partido ya mostraron a las claras que en Huerta del Rey no se iba a vivir uno de esos encuentros vistosos y en los que el público disfruta de un balonmano de quilates. Para muestra un botón; el primer gol del enfrentamiento entre pucelanas y valencianas lo metió Cristina Cifuentes a los tres minutos y medio.

Las numerosas imprecisiones en los pases, los fallos en ataque y las buenas actuaciones de las porteras Lourdes Guerra y Amparo Aguas hicieron que en los quince primeros minutos el bagaje goleador fuera de 5-3. Tras ese inicio dubitativo de ambas, el Aula Valladolid se centró más, fruto del movimiento de banquillo de Peñas, y logró escaparse hasta el 10-4 en el minuto veinte.

La mayor velocidad en los ataques y una defensa igual de férrea permitieron que las locales fueran encontrando el ritmo al partido con mayor pulso que el Canyamelar Valencia. No obstante, los fallos seguían siendo muchos. Las locales se apoyaron en una inspirada María Prieto O’Mullony, que dejó varios quiebros de calidad y disparos de media distancia que le hicieron acabar la primera mitad con cinco goles.

Tras el descanso (17-8) el partido careció totalmente de intensidad y se convirtió en un correcalles donde las locales seguían imponiendo la fugacidad de sus ataques y la firmeza de sus defensas. En las visitantes, la que hacía jugar al equipo y mostraba más habilidad para romper el entramado defensivo del Aula fue Sheila Segura, que junto a Mireia Paya fueron las máximas goleadoras del Canyamelar Valencia con cinco y cuatro goles, respectivamente.

Una segunda parte sin apenas historia en la que tanto O’Mullony, en las locales, como Segura, en las visitantes, terminaron antes de tiempo en la ducha por tres exclusiones cada una. Amaia González de Garibay, tras anunciar su permanencia en el club colegial por un año más, le puso los toques de calidad a estos treinta minutos en los que conseguiría sus tres goles.

A destacar también la aportación de Silvia Arderius y la aportación coral en la anotación, ya que solo Teresa Álvarez se quedó sin marcar en un encuentro en el que el Aula Valladolid terminó consiguiendo su objetivo de seguir en la lucha por los puestos europeos, a pesar de lo poco vistoso de un partido que no pasará a la historia.

No hay comentarios

Dejar respuesta