Mondelez hace de trilero para cerrar Dulciora

La multinacional estadounidense ha vendido las marcas menores a una empresa buitre francesa y llevará la producción de los grandes productos a Polonia.

El problema de la deslocalización azota a Valladolid de manera violenta. Prácticas de grandes empresas que muestran nula responsabilidad social con trabajadores y territorios que les han reportado beneficios durante años. Es el problema de Mondelez con la fábrica vallisoletana de Dulciora, que espera cerrar la planta a finales de 2017 y dejar en la calle a 232 trabajadores.

El conglomerado multinacional estadounidense tiene una estrategia para Dulciora que bien podría verse en cualquier esquina donde te sacan los cuartos y no te has dado cuenta. Un juego de trileros que según ha explicado Belén Bueno, portavoz del comité de empresa de Dulciora, consiste en vender y deslocalizar.

Manifestación Dulciora Trabajadores Valladolid 2El plan que ha llevado a cabo Modelez es el de vender todas las marcas menores a una empresa francesa de un fondo buitre y quedarse con los productos más reconocidos como Halls o Respiral, que producirán en una planta polaca. Es decir, “Mondelez mantiene la propiedad de las marcas grandes y vende las minoritarias que se fabricaban en Francia o España”.

Tanto unos productos como otros se fabricaban, en parte, en la fábrica de Valladolid. El problema es que no ha vendido la fábrica sino que solo ha vendido la marca Dulciora, junto con otras que se fabricaban aquí pero se vendían en Francia.

Bueno ha explicado a este periódico que aun vendiendo las marcas más pequeñas, Dulciora tendría futuro en Valladolid fabricando solo productos como Halls o Respiral, porque “se venden muy bien”. Pero ha dejado claro que la intención de Mondelez es la de “no vender las grandes marcas sino que prefiere deslocalizarlas”.

Largo camino de reivindicaciones

Una representación de poco menos de un centenar de trabajadores se han manifestado este jueves a las puertas de Dulciora para reivindicar el mantenimiento de sus puestos de trabajo. Belén Bueno ha explicado que “una vez pasado el shock inicial” los trabajadores se han unido al completo para defender de manera unánime los 232 puestos de trabajo.

Manifestación Dulciora Trabajadores Valladolid 1Y es que ahora toca pensar en qué movimientos toman los empleados en peligro de perder su trabajo para evitar dicha situación. “Ahora pensamos en el futuro, en qué vamos a hacer y cómo nos vamos a mover”, ha afirmado. Por lo pronto, la primera movilización es en las manifestaciones del próximo 1 de mayo con motivo del Día del Trabajador.

Además, todos los jueves hasta mediados de mayo se concentrarán de 13.00 a 15.00 horas a las puertas de la fábrica. La próxima reunión con representantes de Mondelez será en la semana del 11 de mayo, tras la primera toma de contacto de ayer en la que se oficializó la intención de cierre.

No obstante, Belén Bueno ha explicado que esa reunión consistió en que unos asesores externos de la multinacional estadounidense les explicaran con “multitud de diapositivas” las razones del cierre.

Lo bueno, en comparación con sus compañeros de Lauki, es que “nosotros tenemos tiempo” hasta finales de 2017. “Tenemos muchos meses por delante”, ha destacado, así que ahora lo que van a hacer los trabajadores de Dulciora es seguir en la lucha para ver si Mondelez se echa para atrás en su juego de trileros.

No hay comentarios

Dejar respuesta