Lola Herrera recibe el Premio Max de Honor 2016

La actriz vallisoletana recibe este galardón por ser “una figura clave” en la historia de las Artes Escénicas.

Lola Herrera recibe el galardón este lunes.

La actriz vallisoletana Lola Herrera recibe este lunes el premio Max de Honor 2016, en la ceremonia de entrega de la XIX edición de los Premios Max de las Artes Escénicas que organiza la Fundación SGAE con la colaboración de la Academia de las Artes Escénicas de España (AAEE) y que se celebrará en el Teatro Circo Price de Madrid.

El comité organizador ha destacado que Herrera es “una figura clave” en la historia de las Artes Escénicas, su amplia trayectoria, dedicación y compromiso con la profesión. El galardón fue dado a conocer el pasado 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer “porque Lola Herrera es un firme exponente de la mujer trabajadora”.

El Max de Honor es uno de los tres premios especiales que concede directamente el comité organizador, a los que se suman otras 22 candidaturas a concurso.

Trayectoria

María Dolores Herrera Arranz, más conocida como Lola Herrera, nació en Valladolid en 1935. Con una trayectoria sobre los escenarios de más de cinco décadas, su “amplio registro” le ha permitido interpretar todos los géneros, “convirtiéndose en uno de los rostros más queridos de la escena española”.

Considerada como una mujer “apasionada por el teatro”, sus inicios se remontan a los concursos radiofónicos de los años 50, en los que participaba con su voz, cantando infinitas melodías, para luego trabajar en Radio Valladolid. Debutó en el teatro profesional con 20 años con ‘El campanero’ de E. Wallace (1957), pero fue su encuentro con Vicente Parra “el que marcó un punto de inflexión en su carrera”.

Junto a él, protagonizó “dos obras de enorme repercusión” a principios de los años 60: ‘Cheri’, de Colette (1961) y ‘Rebelde’, de Alfonso Paso (1962). Desde entonces, la vallisoletana no ha abandonado los escenarios.

Entre sus trabajos más relevantes cabe destacar la gira que realizó en 1976 por Europa con la compañía Tirso de Molina; el “éxito” alcanzado con ‘Alicia en el París de las Maravillas’ de Miguel Sierra en 1978, época en la que además le fue concedida la Medalla del teatro de Valladolid; y sus interpretaciones en ‘Juana del Amor Hermoso’ de Martínez-Mediero (1983); ‘Las amargas lágrimas de Petra von Kant’ de Fassbinder (1985); ‘Jugando a vivir’ de Roberto Romero (1988) y ‘Los últimos días de Enmanuel Kant’ (1990) de Alfonso Sastre.

En los últimos tiempos ha participado en ‘Querida Matilde’, adaptación de la obra de Israel Horovitz; ‘Seis clases de baile en seis semanas’, de Richard Alfieri; ‘Solas’, adaptación de la película de Benito Zambrano y ‘En el estanque dorado’, de Ernest Thompson, su última aparición hasta la fecha.

“Pero si hay una obra de teatro de la que es imposible desligar el nombre de Lola Herrera es ‘Cinco horas con Mario’. Su maravillosa y valiente interpretación del monólogo de Miguel Delibes, que estrenó en 1979, le ha valido el mayor reconocimiento de su trayectoria”, destacan las mismas fuentes.

No hay comentarios

Dejar respuesta