Puente culpa a la estrategia “suicida” del PP de la denuncia a De la Riva

El alcalde de Valladolid ha afirmado que es una decisión “irrevocable” y que siente mucho causar algún daño al anterior alcalde de Valladolid.

Óscar Puente en su despacho.

Óscar Puente, alcalde de Valladolid se ha mostrado preocupado por el daño que pueda hacer a Javier León de la Riva la decisión de llevar al juzgado la ‘comfort letter’, pero ha reconocido que es una medida “irrevocable”.

El primer edil ha afirmado que esta decisión se ha visto empujada por el actual Grupo Municipal del PP al llevar una estrategia “suicida” con el intento de ‘dinamitar’ las negociaciones del regidor socialista con los bancos para la refinanciación de la deuda.

“¡Estoy muy fastidiado y cabreado!”, así ha resumido Puente su estado de ánimo tras anunciar que el equipo de gobierno municipal trasladará este mismo miércoles a la Junta de Gobierno, para su aprobación, la presentación de una denuncia ante el juzgado de instrucción con el fin de depurar responsabilidades penales por la carta de conformidad firmada por León de la Riva.

Puente asegura que esta vía judicial podría haberse evitado si el grupo presidido por José Antonio Martínez Bermejo, al que ha calificado de “bombero pirómano”, no hubiera elegido una estrategia “suicida e irresponsable”, en referencia a las críticas de los ‘populares’ respecto del reciente acuerdo de novación del polémico crédito suscrito por el alcalde y los bancos y que dejan un margen de seis meses a la institución local para renegociar el préstamo.

“Si yo tuviera tranquilidad y pudiera negociar hasta octubre con una oposición mínimamente leal, en lugar de tener en frente a los bancos y en otro al PP, podría haberme pensado qué hacer, pero no me han dejado otra alternativa porque me han dejado vendido”, ha insistido el primer edil. También ha reprochado a los ‘populares’ que le hayan colocado en una situación de debilidad ante las entidades bancarias por poner en tela de juicio la legalidad de la novación e incluso compararla con la polémica ‘comfort letter’.

Por ello, Puente, en el supuesto de obtener el visto bueno de la Junta de Gobierno, presentará en el juzgado de instrucción una denuncia al objeto de que el juez sea el encargado de determinar las posibles responsabilidades penales.

Mal asunto

Aunque ha declinado particularizar la responsabilidad por la firma de esa carta de conformidad, “que no existía en el Ayuntamiento y que fue descubierta en una reunión del Consejo de Valladolid Alta Velocidad”, el alcalde apunta que “el asunto no pinta bien”, toda vez que el documento carece de informes de Intervención, la Secretaría General y la Asesoría Jurídica y, además, no ha pasado ni por la Junta de Gobierno ni por el Pleno.

Por ello, si bien está claro que quién la firma es el exalcalde, el actual regidor apostilla que el juez habrá de analizar “qué personas formaban parte del Consejo de Administración de Valladolid Alta Velocidad, qué personas tenían unas competencias económicas en el Ayuntamiento y debían velar por la adecuada toma de decisiones…pues se sabe cómo empieza esto pero no cómo acaba”.

A lo largo de su intervención, el político socialista ha insistido en su pesar por tener que acudir a la vía penal, si bien ha repetido hasta la saciedad que, por encima de su relación con el anterior alcalde, “está la defensa de los intereses del Ayuntamiento, y no se trata de 4 sino de 101 millones de euros”, al tiempo que ha confesado haber hablado del asunto con Javier León de la Riva, “quien se encuentra muy preocupado, lógicamente”.

“Lo siento enormemente, no saben hasta qué extremo, que este asunto pueda perjudicar a Javier León, que está ya fuera de la política, y lo digo de corazón, pero no me mueve el interés público. ¡A partir de ahora, sin escrúpulos. Hasta aquí hemos llegado!”, ha concluido el socialista, quien atribuye la elección de la vía penal finalmente elegida a la actitud desleal del Grupo Municipal del PP.

No hay comentarios

Dejar respuesta