El Salvador vence al VRAC en la fiesta del rugby vallisoletano

Los de Juan Carlos Pérez se imponen por 13-9 en un igualado partido en el que decidió un ensayo de Alberto Díaz

El Salvador ha agrandado hoy su leyenda al imponerse en uno de los partidos más importantes para la historia del deporte de Valladolid, la final de la Copa del Rey de rugby en la que el estadio Zorrilla se ha llenado con más de 25.000 personas para disfrutar de una absoluta fiesta.

Los de Juan Carlos Pérez consiguieron la victoria por 13-9 ante un VRAC que disputaba su cuarta final consecutiva en esta competición,  por lo que los chamizos alcanzan así su séptimo título copero.

el salvador - vrac final rugby 14El VRAC comenzó el partido dominando, mejor posicionado y con Griffiths marcando la pauta del encuentro, probando suerte en un golpe de castigo casi desde el medio campo y cuando apenas habían transcurrido tres minutos de juego. Sin embargo, fue El Salvador el que encontró antes fortuna en una situación similar, cuando en el minuto 10 Katz anotó el primer golpe de castigo de su equipo y sumó los primeros puntos en el marcador, 3-0.

Pero el VRAC lo tenía claro y su capitán estaba llamado a liderar al equipo una vez más. El ataque quesero aumentó su intensidad y posibilitó que Griffiths dispusiera de dos golpes de castigo casi consecutivos, en situaciones más ventajosas que la primera, para darle la vuelta al marcador, 3-6.

A los de Diego Merino les duró la alegría hasta el descanso, ya que se fueron al vestuario por delante en el marcador. Sin embargo, la segunda mitad comenzó con otro disparo entre palos de Katz para el 6-6, que devolvió al marcador la igualdad que se percibía sobre el césped de Zorrilla.

el salvador - vrac final rugby 23Pero sin duda el momento del partido llegó en el minuto 60, cuando la final se convirtió en una exaltación del deporte vallisoletano, ya que fue un jugador local, Alberto Díaz, el que decantó el partido hacia El Salvador, con una veloz carrera en la que sorteó a la última línea del VRAC para anotar el único ensayo del partido y colocar el 13-6 que acabaría siendo insalvable para los queseros.

En el tramo final del partido el VRAC se volcó al ataque y a punto estuvo eso de permitir al Salvador ampliar la ventaja, con pérdidas en los pases que demostraban que no era el día para el Quesos. Un último tiro entre palos de Griffiths dejó el partido en el definitivo 13-9.

La victoria enloqueció a aficionados y jugadores de El Salvador y también demostró, una vez más, la elegancia que rodea al rugby, con un comportamiento ejemplar de ambos equipos en la celebración del título. Al final, ganó Valladolid con un día histórico para su deporte.

No hay comentarios

Dejar respuesta