La manifestación contra el cierre de Lauki ilumina Valladolid

Más de 2.000 personas salen a la calle para reclamar a Lactalis que no cierre la fábrica en una protesta a la que se sumaron trabajadores de Dulciora y Printolid, también en lucha para mantener su trabajo

Valladolid ha amanecido este sábado bajo la lluvia, persistente durante horas, generando charcos y cubriendo las calles de paragüas. En principio, no parecía el ambiente más propicio para la manifestación convocada por los trabajadores de Lauki para presionar a Lactalis ante la decisión de la multinacional francesa de cerrar la fábrica. Los consonantes llegaron a dudar si era conveniente salir ante la insistencia de las precipitaciones, pero la importante afluencia de manifestantes desde el principio hizo arrancar la protesta.

Poco después del comienzo del trayecto, con salida en la avenida de Santander, desde la puerta de la fábrica, la lluvia cedió al fin y cuando la manifestación, una hora después, se acercaba al final en la Plaza Mayor, el sol apareció al fin, iluminando Valladolid. “Ojalá esta mañana sea un símbolo de las negociaciones con la empresa, que hemos empezado mal, con lluvia, con problemas, y acabamos con sol y una sonrisa”, así resumió la manifestación el presidente del Comité de empresa, José Manuel González, antes de leer el manifiesto en la Plaza Mayor.

Entre los más de 2.000 manifestantes volvieron a estar junto a los trabajadores varios componentes del Ayuntamiento, con el alcalde, Óscar Puente, a la cabeza, y representantes de varios grupos, Manuel Saravia, Alberto Bustos, Pedro Herrero, Charo Chávez o José Antonio Martínez Bermejo entre otros, este último, junto al presidente de la Diputación, Jesús Julio Carnero.

manifestacion lauki valladolid 11Valladolid vive semanas convulsas, no sólo por el anuncio del cierre de Lauki, sino también por la amenaza de cierre de otra carismática fábrica, Dulciora, propiedad de la multinacional Mondelez y que también parece abocada a la desaparición. Entre ambas, dejarían a la ciudad con más de 300 empleos directos menos. Decenas de trabajadores de Dulciora también han llevado su reivindicación a la manifestación, en la que también han estado presentes los trabajadores de Printolid, la imprenta del grupo Vocento y en la que peligran 35 puestos de trabajo si se consuma el cierre anunciado por la empresa.

No hay comentarios

Dejar respuesta