Pérez y Merino: pasión, ilusión y entrega por el rugby

Los entrenadores del VRAC Quesos Entrepinares y del SilverStorm El Salvador desgranan la gran Final de la Copa del Rey de Rugby que les enfrenta el próximo domingo en el Estadio José Zorrilla.

Juan Carlos Pérez y Diego Merino, entrenadores del SilverStorm El Salvador y del VRAC Quesos Entrepinares, respectivamente.
Juan Carlos Pérez y Diego Merino, entrenadores del SilverStorm El Salvador y del VRAC Quesos Entrepinares, respectivamente.

La Final de la Copa del Rey del próximo domingo en el José Zorrilla le debe mucho a dos entrenadores que desde el margen -allí donde se escriben los mejores versos- serán poco vistos por un estadio a reventar, pero donde sus voces se alzarán sobre el resto para los quince hombres que pongan en liza sobre el verde.

Diego Merino y Juan Carlos Pérez, entrenadores del VRAC Quesos Entrepinares y del SilverStorm El Salvador, respectivamente, tienen claro que el partido que les enfrenta es una oportunidad única para llevar al rugby en España hacia cotas más altas, más ambiciosas. Y es que, “a lo mejor no pasa ningún tren tan importante como este”, reconoció el técnico de los ‘chamizos’.

Un tren con destino a lugares más soleados que Merino espera que suponga el “punto inicial de algo bonito” que no van a dejar pasar. Un lugar de partida apurado con sudor y sangre por los dos clubes que mejor trabajan el rugby y le están haciendo crecer.

Un encuentro que ya ha mostrado de manera cristalina que lo importante para crecer en un mundo dominado por balones esféricos es estar unidos para ser más fuertes. Dos clubes “pioneros” que son los abanderados del auge de un deporte que se ha demostrado que puede llenar estadios.

Dos entrenadores que no saben, no pueden o no quieren esconder la ilusión de que 26.000 personas hagan vibrar de emoción a unos jugadores que no están acostumbrados a tal ambiente. Una atmosfera que ninguno esperaba pero que todos soñaban. “Tenemos una pasión por este deporte que hace que lo queramos vender a todo el mundo porque creemos de verdad en el rugby y consideramos que se merece más atención de todos”, aclaró el míster de El Salvador.

Un entorno el que rodea a la Final de la Copa del Rey que se lleva fraguando desde hace más de un mes y que, sin embargo, no varía un ápice la preparación deportiva de ambos equipos. Una normalización deportiva que los dos entrenadores refrendaron pero que nada tiene que ver con la presión, la ansiedad o el tiritar de piernas ante tal empresa.

 Juan Carlos Pérez y Diego Merino, entrenadores del SilverStorm El Salvador y del VRAC Quesos Entrepinares, respectivamente.
Juan Carlos Pérez y Diego Merino, entrenadores del SilverStorm El Salvador y del VRAC Quesos Entrepinares, respectivamente.

“No podemos obviar lo de fuera, es especial”, afirmó Pérez, quien incidió en que los jugadores tienen que estar tranquilos en la toma de decisiones para saber convertir un error en un lance más. Generar unas sinergias positivas para que el mal de altura no aparezca.

Por eso, su labor como directores de una orquesta llena de hombres de valor y coraje ha sido importante a la hora de canalizar esa presión inherente a la expectación. El entrenador del VRAC explicó que su trabajo ha sido el de “poner en situación” a sus hombres ante una grada repleta de la que sentirán el aliento. No obstante, considera que esa presión solo existirá en el calentamiento o al inicio del encuentro y que los jugadores se dedicarán a lo que saben: correr, pelear y sudar sin importar quien les esté mirando.

Espectáculo sí, pero no antes que la victoria

Que todo lo que rodea al partido va a ser un espectáculo nadie lo duda, pero en las finales ya se sabe que la tensión hace que el juego sea menos vistoso. Todo en pos de la victoria que lleve la Copa del Rey a las vitrinas del VRAC o de El Salvador.

Tanto Merino como Pérez fueron claros a la hora de explicar su principal objetivo: “Yo quiero ganar”, reconoció el primero; “estamos aquí para ganar”, siguió el segundo. Pero tanto uno como otro son conscientes de que tienen una responsabilidad para con la imagen de este deporte.

“La gente tiene que ver que un deporte muy dinámico, abierto, rápido, y que vean que los jugadores tienen esos valores de sacrificio y compañerismo”, reconoció el técnico del ‘Chami’. Por su parte, Diego Merino quiso dejar claro que la final no les va a hacer cambiar la forma de jugar que “nos ha llevado a ser lo que somos y a que la afición por el equipo crezca”.

Los dos entrenadores destacaron que ven muchos más puntos fuertes que débiles en su rival. Juan Carlos Pérez dijo del VRAC que “tiene uno de los mejores moles de la liga, un juego muy dinámico y un buen pateador”. Mientras que Merino ensalzó que “es un equipo muy organizado, muy bien plantead, con un apertura que sabe llevar muy bien el ritmo y una delantera muy trabajadora”.

No hay comentarios

Dejar respuesta