Primer año de vida para olvidar del CBC Valladolid

Anoche descendió a la Liga EBA a pesar de ganar contra el colista, el Viten Getafe; pero la derrota del Xuven Cambados ante el Zornotza Saskibaloi le privó de mantener la categoría en su estreno como club.

Sergio de la Fuente la pasada temporada.

No ha podido tener peor final deportivo el primer año de vida del Club Baloncesto Ciudad de Valladolid. A pesar de la victoria (71-81) ayer ante el colista de la Liga LEB Plata, el Viten Getafe, el descenso a la Liga EBA se consumó con la derrota del Xuven Cambados en la cancha del Zornotza Saskibaloi. Un partido que se fue a la prórroga y los vascos ganaron por 76-77.

Un primer año de vida para el club creado y capitaneado por Mike Hansen que ve como a las primeras de cambio sufre un revés deportivo consumado tras los malos resultados y los problemas en la plantilla que ha tenido durante todo el año. Desde la baja de Sergio de la Fuente, mejor jugador de la Liga LEB Plata, afectado de una lesión en el ligamento cruzado anterior y en el menisco interno y parte del externo de su rodilla derecha, el CBC Valladolid solo ha podido conseguir tres victorias en catorce partidos.

Derrotas que le han hecho consumar el desastre deportivo y han provocado un balance desolador para el club de baloncesto de Valladolid. A esto hay que unir la expulsión de la plantilla de Shota, con un posible problema de racismo planeando sobre el terreno. No obstante en la rueda de prensa en la que se comunicó esta baja se dijo que nada tenía que ver con un problema racial y sí disciplinar.

Por lo tanto el CBC Valladolid ve truncado su intento de escalar competiciones, o al menos de mantenerla, en su primer año de vida. Un año complicado que termina de la peor manera posible. El futuro es una incógnita aunque es muy probable que mantenga la categoría LEB Plata ante la imposibilidad de que los equipos que asciendan de la Liga EBA paguen el canon para subir de categoría, además de que es una liga que actualmente cuenta con 14 equipos y debería ser de 16.

Un final deportivamente horrible e inesperado ante la ilusión que se generó cuando se creó el CBC Valladolid. Pero no todos los comienzos son fulgurantes. Así que paciencia y a seguir construyendo.

No hay comentarios

Dejar respuesta