Victoria de garra y calidad para no perder de vista Europa

El Balonmano Aula Valladolid ha vencido esta tarde al Prosetecnisa Zuazo con un ajustado 37-36 que le permite seguir en la lucha por la última plaza que da opción a jugar competición europea.

Cifuentes en un partido esta temporada.

Partido de órdago el que tenía el Balonmano Aula Valladolid contra el Prosetecnisa Zuazo y que ha sabido solventar con un ajustado 37-36 que da muestra de la exhibición goleadora que se ha vivido en Huerta del Rey. Un encuentro en el que las de Miguel Ángel Peñas, en la grada, han mantenido un alto nivel durante los 60 minutos, a pesar de que las de Barakaldo han propuesto una dura batalla deportiva sobre el parqué.

Un partido que comenzó con ataques fulgurantes. Pocos pases y rápidos lanzamientos que ya hacían prever que el marcador sería abultado y el espectáculo para la grada estaría asegurado, más si las locales lograban ganar a sus perseguidoras en la tabla.

Un Aula que tomó ventaja desde el principio -9 a 6 a los diez minutos- con gran velocidad y encontrando a una Cifuentes goleadora, acabaría con nueve goles, y a una Silvia Arderius excelsa en el reparto de balones. Sin embargo enfrente se encontraron con un Zuazo que no iba a bajar los brazos fácilmente apoyado en la dirección de juego de la alemana Steinbach y la infalibilidad de la pivote Ainhoa Hernández.

Así, las visitantes lograron hacer valer su poderío y empataron el encuentro a catorce a falta de diez minutos para enfilar el camino a los vestuarios. El desgaste físico comenzó a hacer mella pero las locales supieron reponerse para llegar al descanso con ventaja de tres -21 a 17- gracias a la dirección de juego de una Teresa Álvarez incisiva en busca de los huecos de la defensa de las vascas.

En esos últimos instantes se disfrutaron minutos de gran balonmano, con jugadas en las que el balón se movía rápido y la continuidad abría heridas. Ese esfuerzo final devolvió la máxima ventaja de tres para las locales.

Tras el receso parecía que la tranquilidad y la velocidad del juego iban a disminuir un par de niveles, pero nada más lejos de la realidad. El buen inicio de las visitantes, siempre encontrando respuesta de su certera pivote -Ainhoa Hernández acabó con 14 goles- y en el timón de Sandra Gil y de Laura Steinbach, obligó a las colegiales a ponerse el mono de trabajo de nuevo para no tirar por tierra el buen trabajo de la primera mitad.

Se entró en una fase de igualdad máxima -29 a 29 a falta de quince minutos para el final- en la que la intensidad ofensiva fue más que la defensiva y las porteras tuvieron poco que decir, aunque Lulu Guerra tuvo algunas intervenciones de mucho mérito.

De nuevo Arderius fue el estandarte de las suyas, no ya solo por imponer el ritmo del partido sino también por su acierto de cara a puerta, con siete goles a final del partido. A pesar de esta batalla en la que las ventajas eran mínimas, las locales se pusieron dos arriba con goles de Vergara y Cifuentes, a falta de cuatro minutos para el final.

Ainhoa y Steinbach -que acabaría con once goles- seguían a lo suyo frente a la portería del Aula Cultural y no dejaron respirar a unas locales que vieron como a falta de tres minutos el partido estaba 35-35. Dos rápidos ataques volvieron a dar dos de ventaja a las dueñas de Huerta del Rey en manos de Arderius y María Prieto O’Mullony.

Las visitantes no bajaron los brazos y se acercaron a uno. Cuando restaban 20 segundos, Isabel Calderón tuvo la certificación de la victoria en un balón desde el exterior derecho que golpeó en la cepa del poste.

Esto obligó a Sergio Barcenilla a pedir tiempo muerto para intentar el gol, y al equipo local a echar el resto en defensa. La victoria del Aula Valladolid se consumaría al perder el balón las visitantes en un ataque en el que Jessica Nogales pasó a ser la séptima mujer en el ataque de las de Barakaldo. Una victoria no exenta de sufrimiento que sabe a gloria y permite al Aula Cultural seguir con el sueño europeo intacto.

No hay comentarios

Dejar respuesta