Leche gratis para pedir el apoyo total de la ciudadanía

Los trabajadores de Lauki han repartido esta mañana 2.000 litros de leche, pagados de sus bolsillos, en la Plaza Mayor para pedir a la ciudadanía que apoye a unos empleados que el 16 de abril se manifestarán de nuevo.

De nuevo los trabajadores de Lauki han vuelto a salir a la calle para reivindicar sus puestos de trabajo ante el cierre de la fábrica por parte de Lactalis. En este caso ha sido la Plaza Mayor la que ha acogido un reparto de leche masivo. En total han sido 2.000 litros de leche pagados de los bolsillos de los propios trabajadores.

Colas que rodeaban la céntrica plaza, mezclados con proclamas reivindicativas y miles de litros de leche han sido los tres ingredientes esenciales para esta nueva concentración de los trabajadores de Lactalis, en la que se ha repartido un litro de leche por cada ciudadano para seguir concienciando a una sociedad que ha de estar junto a los trabajadores. La nota negativa ha sido que antes de dicho reparto un hombre ha tenido que ser trasladado en ambulancia debido a un desvanecimiento mientras esperaba en la cola.

“Hoy nos toca a nosotros pero mañana puede ser cualquiera”, así ha pedido apoyo el presidente del Comité de Empresa de Lauki, José Manuel González, quien ha manifestado que “las palmadas en la espalda están bien pero queremos que la gente se involucre”.

Por eso ha pedido una asistencia masiva al próximo acto reivindicativo que los trabajadores de Lauki tienen programado en Valladolid. Será el próximo sábado, 16 de abril, cuando una manifestación partirá desde la planta de leche, en la Avenida de Santander, y llegará hasta la Plaza Mayor.

“Nos llena de satisfacción el apoyo, pero queremos ver a la mayor gente posible el día 16. Toda esa masa de gente hará que Lactalis se piense el cierre”, ha reafirmado González.

En este acto en la Plaza Mayor también se ha visto a concejales del Ayuntamiento de Valladolid, como Victoria Soto o Ana Redondo, además del alcalde, Óscar Puente. Precisamente el primer edil ha pedido que la ciudad se implique porque “nos afecta a todos”.

“Me encantaría no tener que estar aquí, y que no estuvieran ellos, pero hay que dar la cara porque esta situación no tiene ninguna gracia”, ha comentado a los medios de comunicación. Criticado desde el bando popular por su “protagonismo”, Puente ha expresado que “me gustaría no tenerle”, ya que considera que es “indeseado e indeseable”.

No obstante, Puente, agradecido por los trabajadores de Lauki, ha mostrado su apoyo, y con él el de todo el Ayuntamiento de Valladolid. “No quiero que se sientan desamparados y desasistidos”.

 

No hay comentarios

Dejar respuesta