Felipe VI faltará a la fiesta del rugby vallisoletano

Son muchas las personas que se acercarán a los aledaños del José Zorrilla el próximo domingo 17 de abril para disfrutar del ambiente que rodeará a la final de la Copa del Rey de Rugby entre el SilverStorm El Salvador y el VRAC Quesos Entrepinares.

Estadio José Zorrilla, donde se celebrará la final de Copa de Rugby

El próximo domingo 17 de abril el estadio José Zorrilla y sus aledaños serán una auténtica fiesta del rugby, pero no solo de Valladolid o de Castilla y León, sino de toda España. La final de la Copa del Rey congregará a unos 27.000 aficionados dentro de las dependencias del Real Valladolid, pero en los alrededores serán otros miles los que se acercarán para empaparse de rugby y buen ambiente.

Entre esos invitados no estará, de momento, el su Majestad el Rey de España, Felipe VI, como ha anunciado Óscar Puente. “En principio” no podrá asistir a dicho partido, no obstante, Puente ha afirmado que “seguiremos insistiendo” hasta que esté “totalmente descartado”.

Un alcalde que espera que si Felipe VI no viene al partido sea por la imposibilidad ante otros eventos en su agenda. Sin embargo, para compensar esta más que posible ausencia, la Casa Real ha comunicado que recibirá en audiencia al equipo ganador

Pero más allá de la presencia o no de Felipe VI, los dos clubes que se enfrentan y también organizan el partido, el SilverStorm El Salvador y el VRAC Quesos Entrepinares, tienen preparado un gran domingo de rugby y fiesta para que los aficionados puedan disfrutar al cien por cien.

Así lo ha reconocido el presidente del Club de Rugby El Salvador, Juan Carlos Martín ‘Hansen’, quien ha asegurado, durante la presentación de dicho partido, que habrá una fan zone en los aledaños al estadio José Zorrilla, tanto antes como después del pitido que marque el principio y final del partido.

Pero no solo eso, sino que el gran número de personas que se han quedado sin entradas para disfrutar en vivo de este partido de rugby hará que desde ambos clubes se intenten instalar pantallas gigantes en los alrededores del estadio del Real Valladolid para que nadie se pierda este gran evento deportivo.

Además de una “plataforma grande” de bares con diferente comida, 24 carpas donde se servirá cerveza, precios populares, actuación musical y una unión entre ambas plantillas en el llamado tercer tiempo.

Una organización que corre a cuenta de ambos clubes de manera íntegra y en la que el Ayuntamiento de Valladolid pone el estadio, paga el canon para disputar el partido y el coste de la instalación de los palos. Algo que elevará el dinero puesto por el Ayuntamiento a unos 16.000 euros. Para Óscar Puente, alcalde de Valladolid, supone una “cantidad irrisoria” para lo que este evento supone para la ciudad en cuestión de retorno económico y de promoción del rugby.

El hecho de que se hayan vendido todas las entradas, casi 25.000, supone un esfuerzo extra de organización para distribuir a los aficionados en sus asientos. Y es que las entradas se han vendido sin numerar y por eso los voluntarios y trabajadores del Real Valladolid tendrán que hacer “un esfuerzo extra” para que todo se desarrolle con normalidad.

Puente ha destacado que “a toro pasado” puede ser muy fácil quejarse de que las entradas se hayan vendido sin numerar, pero esto ha sido así porque las expectativas se han visto totalmente desbordadas.

 

No hay comentarios

Dejar respuesta