El PSOE pide comparecencias para explicar la situación de Dulciora

El grupo parlamentario socialista quiere que Rosa Valdeón, Milagros Marcos y Pilar del Olmo expliquen la situación y ayudas a Dulciora, que ha anunciado su cierre en Valladolid.

El Grupo Parlamentario Socialista en las Cortes de Castilla y León ha solicitado este lunes la comparecencia conjunta de las consejeras de Empleo, Rosa Valdeón; Agricultura y Ganadería, Milagros Marcos; y Economía, Pilar del Olmo, para explicar la situación de la fábrica de Dulciora en Valladolid después del anuncio de su cierre y sobre las ayudas que ha podido recibir su matriz, el grupo Mondelez International, por parte de la Administración regional.

Así lo ha explicado este lunes el procurador del PSOE en las Cortes Pedro González Reglero, quien junto a Javier Izquierdo ha mantenido una reunión con representantes del Comité de Empresa de Mondelez en Valladolid, cuyo secretario, Francisco Pasalodos, ha agradecido la actitud de los socialistas, que ya se pusieron en contacto con los trabajadores el pasado jueves, cuando se conoció el anuncio del cierre.

González Reglero ha detallado las iniciativas que llevará a cabo el PSOE con respecto a este cierre, previsto antes de finales de 2017 y que afectará a “unos 250 trabajadores” de Valladolid. Para empezar, este lunes han presentado la solicitud de comparecencia de las titulares de las consejerías que consideran vinculadas con el sector agroalimentario e industrial de la Comunidad, Agricultura, Economía y Empleo.

Los socialistas pretenden que Valdeón, Marcos y Del Olmo expliquen conjuntamente cuál es la posición de la Junta ante la situación de la fábrica de dulces, así como que aclaren las cantidades que se han aportado al grupo multinacional Mondelez “en sus distintas denominaciones”, pues temen que pueda ser un nuevo caso de una empresa transnacional que “coge el dinero y se va”.

En este sentido, tanto Pedro González como el secretario del Comité de Empresa han apuntado la sospecha de que el anuncio de cierre puede ser consecuencia de la reforma laboral. Según el procurador socialista, las grandes empresas ven “que puede llegar el fin” de esta normativa y de las facilidades que da para despedir trabajadores y quieren anticiparse para poder extinguir los contratos.

Por su parte, Francisco Pasalodos ha reflexionado que no tiene una respuesta a la pregunta de “por qué” se cierra la planta de Valladolid y no otras que tiene el grupo comprador dedicadas a la producción de dulces en Francia, cuando la antigua fábrica de Dulciora es “productiva y rentable”. Pero ha apuntado que el marco legal para estas empresas en Francia es “muy distinto” del de España.

“Aquí hay barra libre para los despidos, pero en Francia no”, ha recalcado Pasalodos, quien ha advertido de que “cualquier sector industrial no está libre de que este tipo de multinacionales se lleve el trabajo” a otros países, en este caso del centro de Europa.

Otras iniciativas de los socialistas serán la solicitud de una reunión con el director general de Competitividad de la Industria Agroalimentaria, Jorge Morro, así como la presentación de una proposición no de ley para que la Junta trabaje con el Ministerio de Agricultura, dirigido en funciones por la vallisoletana Isabel García Tejerina, para “luchar” por el empleo y por las familias de los trabajadores en la fábrica de Dulciora.

Asimismo, en la sesión parlamentaria que comienza este martes, 5 de abril, el PSCyL formulará una pregunta sobre las gestiones que ha realizado o realizará la Junta para evitar el cierre.

Apuesta por aumentar el trabajo

Francisco Pasalodos ha recalcado que la postura del Comité de Empresa es “clara” respecto a la productividad y a la capacidad tecnológica de la planta, por lo que su apuesta es “por el mantenimiento e incluso el incremento” del empleo en Valladolid. Sin embargo, la compañía de capital norteamericana ha anunciado la intención de llevarse la producción de “caramelos premium” a una fábrica de Polonia.

En este sentido, Pasalodos ha explicado que en casos similares que se han dado en el Grupo, Mondelez ha ofrecido medidas sociales a los trabajadores que planteaban la recolocación y que, en este caso, supondría que los trabajadores de Valladolid se fueran a Polonia, algo que ve “difícil como alternativa”, ya que serían contratos “por un año bajo legislación polaca”. De hecho, ha apuntado que en las distintas plantas del grupo en Europa el porcentaje de personal recolocado es “ínfimo”.

En todo caso, el Comité de Empresa se encuentra a la espera de que a partir del 22 de abril, cuando se abre el período de información determinado para este tipo de operaciones empresariales cuando afectan a varios países de la Unión Europea, la Dirección se siente con los representantes sindicales para plantearles posibles medidas.

De hecho, Pasalodos ha argumentado que el plazo tan amplio señalado por Mondelez para el cierre de la fábrica -finales de 2017- se debe a que la legislación francesa establece un período de información de un año para una operación que afecte a plantas situadas en su país, como serían las que tiene el grupo comprador y que asumirán la producción de las marcas que Mondelez ha vendido y que se fabrican en Valladolid.

No hay comentarios

Dejar respuesta