Zorrilla abrirá todas sus gradas ante las enormes expectativas de público

El ritmo de entradas a dos semanas de la final de Copa del Rey de Rugby entre el VRAC y El Salvador es de 11.000 entradas, lo que ya hace sobrepasar las cifras de público que se esperaban inicialmente.

Alberto Bustos en una rueda de prensa en el Ayuntamiento de Valladolid.

La final de la Copa del Rey de Rugby entre el SilverStorm El Salvador y el VRAC Quesos Entrepinares, el 17 de abril, tiene visos de ser una gran fiesta, ante el gran ritmo de venta de entradas. Son 11.000 los boletos que de momento se han retirado para este evento, o que obligará a que el Estadio José Zorrilla habilite todas sus gradas para dar cabida a los espectadores.

Así lo ha asegurado el concejal de Deportes del Ayuntamiento de Valladolid, Alberto Bustos, quien ha explicado que “se han retirado 7.000 entradas de adultos y algo menos de 4.000 de niños, que son gratuitas”. Algo que para Bustos convertirá el José Zorrilla durante ese domingo en “no solo la fiesta del rugby o del deporte, sino de toda la ciudad de Valladolid”.

Esta venta de entradas hace que la previsión inicial de abrir solo el anillo inferior -zona preferente- se convierta en un pensamiento de “abrir la totalidad o casi la totalidad” de todo el estadio del Real Valladolid. A pesar de ello, el edil se ha mostrado “prudente” ante el ritmo de venta de entradas y esperarán a ver cómo avanza durante las dos semanas que quedan hasta la ansiada final.

Unas expectativas de público superadas que no dan “ningún” miedo organizativo. “Este lunes comienzan las obras en una instalación que no está preparada para el rugby y hay que organizar todo lo de fuera para recibir a todos, por lo que espera una noche muy larga”, ha comentado Bustos.

Por lo tanto los objetivos iniciales ya se han visto superados. El primordial era que tuviera una “buena repercusión”, algo que se está consiguiendo ya que “ninguna final de ningún deporte ha conseguido que dos meses antes se estuviera hablando de ella todos los días”. “El objetivo era ser el partido con más afluencia de la historia del rugby”, algo que ya se ha superado y, por lo tanto, ahora solo queda esperar y ofrecer “muy buena imagen”.

No hay comentarios

Dejar respuesta