Nueve años por obligar a su mujer a mantener relaciones extramatrimoniales

La situación se prolongó durante cuatro años, en los que hubo amenazas y agresiones físicas.

Juzgados de Valladolid.

Un hombre ha sido condenado a un máximo de nueve años de cárcel, por el Juzgado de lo Penal número 4 de Valladolid, al obligar a su mujer a mantener relaciones sexuales con otros individuos para que este satisficiera sus propios deseos.

La sentencia, según una información de la Cadena Ser recogida por Europa Press, considera probado cómo el ahora condenado forzó a la mujer a mantener relaciones sexuales con otros hombres desde 2010 y hasta que ella decidió denunciar los hechos en julio de 2014.

Él se encargaba de contactar con ellos a través de Internet y fijaba las condiciones de los encuentros, sin contrapartida económica, en los que también participaba en algunos casos, y según dice la resolución, con la intención de dejar embarazada a su mujer sin que ella se enterase.

Agresiones y amenazas

Si se negaba se producían las agresiones. En una de ellas, colocó una mesa sobre el cuello de su esposa y sólo desistió cuando las dos hijas menores de la pareja, que presenciaban los hechos, se lo rogaron.

El 1 de julio de 2014 llegó a proponer a su mujer que mantuviera relaciones sexuales con el hijo de un hombre que le ofrecía un trabajo, a lo que ella se negó. Hubo entonces una nueva agresión que terminó con la víctima en el médico.

Al denunciar los hechos, el condenado amenazó con “cortar a cachitos” a la mujer. Fue detenido e ingresó en prisión provisional.

Ahora se le hace responsable de cuatro delitos de malos tratos, uno de violencia habitual, uno de coacciones y uno de amenazas, por los que le ha sido impuesto un máximo de nueve años de cárcel ya que, a efectos penales, sólo puede cumplir el triple de la pena impuesta más grave, en este caso, los tres años de prisión por el delito de coacciones con la agravante de parentesco.

La sentencia no es firme y contra ella cabe recurso de apelación ante la Audiencia Provincial.

No hay comentarios

Dejar respuesta