Los empleados de Lauki se manifiestan contra el “engaño” de Lactalis

Alrededor de 100 personas se han concentrado hoy a las puertas de la fábrica de Lauki en Valladolid para protestar e intentar revertir el cierre de una fábrica que presenta buenos números.

Las puertas de la fábrica de Lauki en Valladolid, en la Avenida de Santander, se han visto colapsadas por la concentración de unos cien trabajadores afectados por la decisión de Lactalis de cerrar la planta, previsiblemente el 30 de junio. Unos trabajadores que se sienten “engañados” por Lactalis debido a que a final del año pasado les comunicaron los buenos ratios de producción.

Así lo ha reconocido el presidente del comité de empresa de Lauki, José Manuel González, quien ha expresado su malestar por este cierre “cuando en diciembre nos daban la enhorabuena”. González, que ha atendido a la prensa a los pies de la concentración, ha destacado que “nos sentimos engañados porque esto lo tenían bastante planeado”.

No obstante, la lucha para estos 85 trabajadores de Lauki en Valladolid no ha hecho más que empezar y, por ello, las movilizaciones seguirán. “Tenemos que intentar dar la vuelta a la tortilla y demostrarles que no tienen que seguir por ese camino”, ha enfatizado.

Para González, este cierre no afectaría solo a los 85 trabajadores y sus familias, sino que detrás hay muchos ganaderos y personas vinculadas con Lauki en Valladolid. Sobre el documento presentado por Lactalis para defender el cierre de la fábrica, González cree que “muchos de esos números se pueden rebatir y no tienen que ver con los que a los trabajadores nos dieron”.

El presidente del comité de empresa de Lauki ha hablado de “numerosas contradicciones” entre la propia dirección de empresa y los directores de planta, que ha ejemplificado en que el 1 de diciembre comunicaron unos datos de producción para 2016 que luego “no tuvieron nada que ver con lo que íbamos a hacer”.

Por último, González ha pedido ayuda a las instituciones para intentar mantener esta fábrica en Valladolid. Ayuda tanto local como regional e incluso nacional, “cuánto más arriba mejor”, ha afirmado. Y es que considera que “hay que pararles los pies” porque es un problema que ahora afecta a Valladolid pero que puede afectar a nivel nacional con otras fábricas que tiene Lactalis en España.

Así, las reivindicaciones seguirán el próximo 31 de marzo, día en el que se producirán dos reuniones. Por un lado a nivel interno de la empresa, entre Lactalis y el comité de empresa y los sindicatos. Y, por otro lado, una reunión de Lactalis con la Junta de Castilla y León. Unas movilizaciones que seguirán y anunciarán el 4 de abril.

No hay comentarios

Dejar respuesta