Ayuntamiento y Proyecto Hombre abren puertas para afianzar una estrecha colaboración

Tras una reunión mantenida esta mañana en la que se han sentado las bases para la participación amplia del Proyecto Hombre en Valladolid en el IV Plan de Juventud.

Desfile de peñas en las Fiestas de Valladolid de 2015.

El Ayuntamiento de Valladolid y el Proyecto Hombre han mantenido una reunión esta mañana de lunes en la que se han abierto muchas puertas de colaboración estrecha. Un encuentro en el que Alberto Bustos, concejal de Participación Ciudadana, ha trasladado a María Paz de la Puente, directora del Proyecto Hombre, la intención de que los segundos participen de manera “muy activa” en el IV Plan de Juventud que está elaborando la institución local.

A pesar de que no ha salido nada en claro, al ser una toma de contacto iniciática, tanto Bustos, que la ha definido como “muy satisfactoria”, como De la Puente, que considera que ha sido “gratísima y estupenda”, han salido encantados de esta reunión que se ha centrado en la prevención del uso de drogas en los jóvenes. Para ello, Bustos ha pedido al Proyecto Hombre alguna de las ideas que se puedan implantar para poner fin a los botellones multitudinarios.

Actualmente, el Proyecto Hombre en Valladolid ayuda anualmente a más de 100 jóvenes vallisoletanos en la prevención de la drogodependencia, como ha explicado De la Puente a este periódico. “Tenemos una línea de prevención muy potente”, ha afirmado la directora de Proyecto Hombre en Valladolid, que pretenden trasladar al Ayuntamiento de Valladolid para ese IV Plan de Juventud, al igual que para acciones en fiestas populares donde los jóvenes asocian diversión con alcohol.

“Hay que romper el binomio diversión-alcohol”, reconoce De la Puente, quien considera que es un patrón de consumo “muy establecido en los últimos años”. Pero la directora de Proyecto Hombre en Valladolid tiene claro que “los jóvenes hacen lo que les toleramos”. Y es que considera que los primeros que tienen incorporado ese binomio “somos los adultos”.

Y es algo que se le escapa a pocas personas: bebemos en muchas y muy variadas ocasiones. “Parece que beber solución para todo pero luego les pedimos a los jóvenes que actúen de otra manera”, reconoce De la Puente.

Por eso estudiaran el trabajo que hasta ahora está haciendo el Ayuntamiento de Valladolid en esta materia y trasladará ideas de calado para prevenir esto en un futuro cercano.

De la Puerta reconoce a este periódico que muchas de las primeras consultas paternas sobre patrones de consumo de sus hijos son con relación al cannabis u otras drogas, pero recuerda que para llegar a eso se ha pasado por otras etapas. “La primera demanda que solemos tener no es sobre consumo de alcohol, sino de drogas, y al hacerles el seguimiento clínico observamos consumos abusivos de alcohol”, afirma María Paz de la Puente.

Por ello, una de las vías de colaboración que se abren entre el Ayuntamiento y Proyecto Hombre en Valladolid, además del trabajo que hacen en el Centro Zambrana o en el Centro los Manzanos o en los barrios España y Arturo Eyries con jóvenes en riesgo de exclusión, tiene relación con cursos semanales para padres. Unos cursos que se desarrollarán en el Centro Cívico de El Campillo. Unas clases para que los padres se acerquen más a la prevención real del consumo de drogas, legales e ilegales, en sus hijos.

En definitiva, una reunión de la que más adelante se recogerán los frutos de una relación que se espera fructífera para que los hábitos de consumo de los jóvenes se vean ligeramente modificados. “Queremos avanzar seriamente en ese trabajo de prevención con los jóvenes”, ha explicado Alberto Bustos, concejal de Participación Ciudadana.

No hay comentarios

Dejar respuesta