Suspendido el Santo Entierro por la lluvia

El “Cristo Yacente” de Gregorio Fernández no ha podido recorrer las calles del centro de la capital del Pisuerga

El cuerpo está aún caliente, los labios a medio abrir, a medio cerrar los ojos, todo el pecho de marfil y en la llaga del costado un manantial carmesí… Como recién descendido o acabado de esculpir, como un árbol cincelado con aromas de jazmín, el Santo Cristo Yacente acostado de perfil va de Santa Ana al museo, blanco sueño de alhelí”. Estos son los versos que aparecen en “Eli, Eli… Guía Lírica de la Semana Santa de Valladolid”, que reflejan a la perfección lo que representa una procesión que no ha podido llevarse a cabo debido a la lluvia.

Tras la magia, pasión y, en definitiva, el olor a Semana Santa que cultivó a propios y extraños, a vallisoletanos y turistas de todas partes del planeta con la Procesión General de la Sagrada Pasión del Redentor, con sus 33 pasos y sus 20 cofradías, la pasión y la devoción no han podido tornarse hoy en dolor y emoción con la procesión del Santo Entierro debido a las inclemencias meteorológicas.

A las 20:00 horas tenía que haber partido por las calles de María de Molina, Héroes de Alcántara, y Zúñiga la Cofradía que lleva el mismo nombre que la procesión con la talla del “Cristo Yacente” de Gregorio Fernández (1631-1636) en hombros pero la lluvia lo ha impedido y en su lugar se ha llevado a cabo un pequeño acto de lectura del Evangelio desde el zaguán que ha sido compartido posteriormente con los fieles que se congregaban en la puerta del Monasterio con la apertura de esta.

La procesión se ha celebrado por el interior del convento, Cristo descansa tras su entierro, una vez muerto pero espera a que llegue mañana, “Domingo de Resurreción” para recobrar el aliento, protagonizar un festivo único y poner el broche a unos días de ensueño tanto en Valladolid como en el resto de la región donde la Semana Santa cobra una relevancia supina. Todo ello si el tiempo lo permite.

No hay comentarios

Dejar respuesta