“Siete lecciones para cambiar el rumbo de nuestras vidas”

El Sermón de las Siete Palabras invita a reflexionar sobre el perdón y los males del mundo

“¡Abrid ventanas y balcones!” clama el soneto entonado por el pregonero de la Cofradía de las Siete Palabras, Álvaro Gimeno, con el que hoy ha amanecido Valladolid en el amplio recorrido que los jinetes de la cofradía realizan para anunciar el Sermón que tendrá lugar al mediodía en la Plaza Mayor.

El texto del poeta Jorge Múrtula lo han recogido a primera hora de la mañana en el Arzobispado de manos del cardenal Ricardo Blázquez, en un día con el cielo cubierto y la amenaza velada de la lluvia. Con su túnica color blanco hueso y capirotes y cíngulos rojos de la Cofradía de las Siete Palabras, han llevado el mensaje por diferentes puntos de la capital, tras el oportuno toque sostenido de cornetín que anuncia el principio y final de cada posta, el pregonero lee la convocatoria.

La amenaza de precipitaciones se convirtió en realidad durante escasos minutos, justo antes de las doce del mediodía, cuando los representantes de las veinte cofradías entraban en la Plaza Mayor para asistir al Sermón, único evento de la Semana Santa en el que participan todas las cofradías, junto con la procesión General que recorre las calles de Valladolid esta tarde de Viernes Santo.

El encargado de ofrecer el Sermón de las Siete Palabras este año ha sido Fray Luis Miguel Garcia Palacios. Según los datos aportados por la Cofradía, han optado por nombrar a una persona de la Orden de Predicadores que celebra Año Jubilar con motivo del 800 Aniversario de la fundación por Santo Domingo de Guzmán. En concreto, Fray Luis Miguel García Palacios es subprior del Convento Dominico de San Pablo de Palencia.

Luis Miguel García, ha meditado hoy en el sermón de las siete palabras de Valladolid sobre los males y dolor actuales, en forma de terrorismo, maltrato a las mujeres o esas “costas de Europa” convertidas en “cementerios anónimos plagados de tumbas ignoradas” y ha hecho un repaso del mapa de las injusticias actuales ligado a esas últimas siete palabras que Cristo pronunció antes de su muerte, “siete lecciones” para “hacer cambiar el rumbo de nuestras vidas”.
Han estado reflejados en el sermón ese “número y cupo” que se ponen a los refugiados, y esas “costas de Europa” convertidas “en los nuevos cementerios anónimos plagados de tumbas ignoradas”; o el último atentado terrorista y ese “frente fratricida de pueblos enfrentados por viles intereses económicos”.

Ha clamado el dominico contra un mundo “seco por la injusticia, el despilfarro, la falta de solidaridad” con los sedientos, el egoísmo o “los insaciables deseos”, o esa “iglesia, en ocasiones, dividida y enfrentada por la sed de poder, mientras a tu rebaño se le priva de las frescas praderas y del agua cristalina de la misericordia”.

En lo que ha calificado una “confesión de parte”, con la franqueza y claridad propia de los castellanos, en el sermón de García Palacios tampoco han faltado las alusiones a la corrupción, a esos que deberían “servidores de lo público”, en los que se ha depositado la confianza para que la usen para el bien común y la “usan para el enriquecimiento embriagador y la codicia desmesurada”.

El dominico, que ha defendido el actual y atractivo mensaje de Cristo, también se ha referido en la exclusión de los que no piensan igual, los que se manifiestan pidiendo unos justos derechos como el de la vida, la vivienda digna o el trabajo, e incluso ha abordado el problema del despilfarro del agua en aras del progreso y la contaminación de ríos y mares.

Como es habitual, al Sermón han asistido el alcalde, Óscar Puente, y diversas autoridades políticas de la provincia, además de los embajadores de diez países que esta tarde también contemplarán la procesión General.

El Sermón de las Siete Palabras comenzó a celebrarse en la Plaza Mayor el Viernes Santo del 23 de abril de 1943, después de pronunciarse en años anteriores en la Catedral, precisamente en la acera donde se ubicó el Convento de San Francisco, ante el paso Jesús entre los Ladrones, con el Cristo de las Mercedes de Pompeo Leoni, titular de la cofradía.

No hay comentarios

Dejar respuesta